lgtbifobia

¿Dónde nace tanto discurso del odio en nuestra sociedad?

Libertad de expresión, salud mental, psicoafectividad y discursos del odio

La libertad se ve amedrentada constantemente por aquellas almas maleantes que se alimentan del vacío, de dolor, de rabia y de la desesperación de todas aquellas personas que, impotentes por no poder dar lo mejor para sus hijos se acaban sintiendo desamparados por aquellos que, idealizan sus discursos vendiendo utopías para ganar sus votos.

Estas familias luchan todos los días para poder llegar a final de mes y tener algo que llevarse a la boca. 

La pobreza que invade en muchos hogares de España no es solo a nivel económico sino que, también penetran las carencias que tienen muchas familias a nivel psicoafectivo. Esto debería verse reforzado por los profesionales de orientación y psicología de las escuelas, actualmente bastante saturados de la misma forma que los profesionales de salud mental de hospitales y de centros de salud mental. De esta forma, son muchos los jóvenes que no reciben ningún tipo de seguimiento y acaban deambulando como almas inocentes vacías fáciles de dominar y avasallar.

Es en este momento cuando entran los discursos fascistas de odio y discriminación a todo ser que, no sea del patrón que desea la ultraderecha. Los jóvenes títeres de esos partidos esparcen violencia sin valorar las vidas de las víctimas y las suyas propias.

Cometen sus crímenes tanto de noche como de día, en manadas o en solitario, armados y desarmados, pero ante todo con el apoyo de los discursos de odio. Pequeños soldados de tiranos dictadores que van arrasando con la libertad y la democracia de nuestro país bajo la atenta mirada de miles de españoles que, no están sometidos por esos maleantes.

Aquellos que todavía podemos pensar, amar, expresarse y vivir con total libertad no tenemos miedo a los discursos de la extrema derecha, ni a sus títeres de almas vacías y tampoco a sus amenazas. 

Los discursos del odio para títeres y almas vacías no nos dan miedo

Tenemos en esta tesitura dos problemas generales, los discursos de odio de la extrema derecha y  el problema psicoafectivo que tienen los jóvenes.

Se pueden buscar soluciones para apaliar estas situaciones, por ejemplo: reforzar la salud mental de los jóvenes, reforzar los centros de Servicios de Juventud y crear un plan de futuro para todos ellos con ayudas educativas, sociales, económicas y de ocio. Son muchos los jóvenes que no tienen estabilidad en sus hogares o que sufren acoso en las escuelas y acaban pasando el tiempo en las calles, quizá en busca de alguna vía de escape sin que esto les aporte nada bueno.

El discurso del odio germina en las calles ante los jóvenes de familias sin recursos

Las actividades extraescolares deberían de estar subvencionadas por el Estado ya que, volviendo al principio, son muchas las familias que no pueden permitirse esa clase de gastos pero que a sus hijos e hijas les ayudaría a tener vías de escape que puedan potenciar alguna habilidad o talento.

En los estudios ocurre exactamente lo mismo, o son cursos que las familias no pueden pagar o no hay plazas para todos los estudiantes interesados. Esto es algo que el Estado debe involucrarse al cien por cien y solucionar todos los problemas que surgen. Tenemos las instituciones y los recursos para ello pero solo hace falta que nuestro Gobierno tome el control de la situación. 

Fomentar el crecimiento personal, ampliar las plazas de CFGM y CFGS, proteger la salud mental de los jóvenes, reforzar los centros de Servicios de Juventud y consolidar un plan de futuro para todos y todas los/las jóvenes debería ser de los principales objetivos de nuestro Gobierno. 

¡Que las manos de los jóvenes no se manchen de odio sino de libertad!

Iris Pascual Ruiz es Secretaria de igualdad y feminismo de las Juventudes Socialistas de Cataluña del Vallès Oeste, en la provincia de Barcelona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba