trolls

Viajando a la mente de los trolls: ¿Por qué son despiadados?

Un artículo intenta descifrar por qué los trolls se comportan de forma ofensiva en internet y promueven mensajes de odio.

Todos los usuarios activos en redes sociales nos topamos alguna vez con comentarios sin ninguna intención positiva ni útil, sino más bien la de promover el odio con comentarios ofensivos. Son los denominados trolls, personajes despiadados que se sirven del anonimato que ofrecen las redes para llevar adelante su propósito: llamar la atención buscando hacer enojar a otros cibernautas.

Los objetivos de los trolls parecen ser muy claros y sus víctimas suelen ser usuarios que defienden ideas nobles, como por ejemplo activistas por los derechos de las minorías o personas que se posicionan a favor de temas como el feminismo y en contra del racismo y la xenofobia.

Una ecuación que funciona en el mundo del internet es que la forma más rápida de desbaratar mensajes positivos que alientan a construir un mundo más justo y equitativo que precisamente atacar directamente al otro con insultos violentos. La pregunta es: ¿Qué motivaciones reales esconden los trolls más allá de querer llamar la atención?

Los trolls son personas que sufrieron bullying

Alexis Anyfantis, periodista estadounidense especializado en videojuegos, publicó recientemente un artículo en Superjump Magazine abordando el acoso virtual generado por los trolls. Anyfantis asegura que estos perfiles esconden una personalidad a la que otras personas le hicieron daño en la vida real y que no sabe gestionar su rabia y su frustración, reproduciendo la violencia que sufrieron.

Además, asegura que el prototipo medio de los trolls en Internet son adolescentes de género masculino y por lo general tendemos a imaginar a mentes perversas detrás de estos perfiles que solo quieren infligir daño, pero tal vez esta suposición esté muy lejos de la realidad.

¿Los trolls no saben gestionar la violencia recibida?

«Durante esas edades, los niños y adolescentes varones tienden a ser muy competitivos entre sí», describe Anyfantis. «A veces, es muy difícil de gestionar. Empiezan a sentir una sensación de frustración, de indignidad. Todo eso se acumula poco a poco y los devora con el tiempo, ya que en realidad es algo de lo que no pueden hablar con alguien ni tampoco cambiar. Así que lo asimilan», asegura.

Además, el periodista cuenta que «a medida que estos sentimientos de ira y frustración hacia ellos mismos y todos los que les rodean continúan acumulándose en su interior, su comportamiento hacia su círculo social permanece sin cambios. Es decir, no puedes andar por la calle y gritarle a la gente, por lo que deben de soltarlo todo de otra forma».

Por tanto, la hipótesis del periodista es que al contrario de lo que solemos pensar, la maldad de los trolls proviene de la necesidad de atención que pueden tener un niño que sufrió daños y que no sabe gestionar su dolor. ¿Una víctima de bullying podría estar detrás del acoso virtual que sufren tantas personalidades a diario? Es una buena teoría, que teniendo en cuenta la personalidad de algunos personajes de internet, parece razonable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba