¿No meditaste antes? Nunca es tarde para empezar: todo lo que tienes que saber antes de meditar

Vivimos meses de encierro, COVID-19, angustias y miedos. Nunca recibimos tantas noticias sobre muertes y saturación mental como ahora. Nos convertimos en el poste donde se apoyan muchas espaldas, no solamente de la familia, sino también del trabajo y amistades. Es normal sentir saturación mental, ataques de ansiedad o bloqueos. Es algo que nunca nos tocó enfrentar. La meditación, entonces, se transformó en una válvula de escape para muchas personas, pero muchos todavía no saben de qué se trata. Esto es todo lo que tienes que saber antes de meditar.

Necesitamos cuidar la mente, al igual que como cuidamos nuestros cuerpos con alimentos, con descanso, con gimnasia, con cremas o con baños y duchas. ¿Cómo hacerlo? Desde casa, aprender a meditar y aprender a usar nuestra propia respiración, el remedio más barato del mercado y todos los días, al igual que nos lavamos los dientes nos lavamos la mente.

La meditación se trata de dedicarle tiempo de calidad, 10 a 20 minutos diarios a nuestra higiene mental. Esto es todo lo que debes saber antes de meditar: se trata de desconcentrarse.

¿Cómo comenzar? Todo lo que tienes que saber antes de meditar

Sentada con la espalda derecha bien cómoda y apoyada.

Estómago vacío.

Cuerpo inmóvil.

Piernas cómodas (no precisan estar dobladas o en posición de loto).

Llevá la atención a tu respiración durante los primeros tres a cinco minutos.

Permitir que la mente se vaya a donde se quiera ir. Si la mente quiere pensar en el trabajo que piense; si quiere pensar en la familia, que piense; tú, inmóvil.

No necesitas concentrarte en nada durante la meditación: la meditación es desconcentración y eso es todo lo que tienes que saber antes de meditar. El resultado final después de unos días será concentración en la tarea. Estarás con una mente más serena para encontrar algo y preparada para enfrentarte con las arduas tareas y brillarás más de lo que ya brillas.

Ir arriba