Meditación. Háblale a tus células

0
(0)

Cuando éramos niños, jugábamos, corríamos, saltábamos y muchas veces nos tropezamos y caímos. En esas caídas muchos fueron las heridas que nos hicimos en las rodillas, brazos y en varias partes del cuerpo. Cuándo llegábamos a casa le decíamos a mamá que nos dolía mucho, limpiaba nuestras heridas y quizá nos cantaba la siguiente canción: Sana, sana colita de rana, sino sana hoy sanará mañana. Nadie nos decía háblale a

Regístrate GRATIS y recibe los posts, cada día en tu correo.

Recetas, ejercicios, libros, películas, consejos, meditaciones, viajes, destinos, la predicción astrológica semanal, formación, cursos, ofertas y promociones, siempre desde nuestros valores y conciencia de comunidad global. 

Gracias por tu confianza

¿Qué te ha parecido este post?

¡Puntúalo!

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en redes sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil! Lo tendremos en cuenta para mejorar

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo podemos mejorar este contenido?

Compartir el post en tus redes sociales también es muy apreciado y permite a los autores ganar reconocimiento. Puedes utilizar #sumestucanal.

Ir arriba

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.

Configuración de las cookies