Comer en exceso

Cómo evitar comer en exceso cuando trabajas desde casa

Trabajar desde casa es una de las formas más importantes para ayudar a aplanar la curva y controlar la pandemia de coronavirus. Pero estar fuera de su rutina habitual, tener acceso constante a los alimentos y estar tan estresado puede llevarte a comer en exceso. Si tu alimentación ha sido un poco errática, aquí presentamos estrategias para ayudar a crear un poco de equilibrio.

Saborea cada bocado al comer y sigue con tu día. Ahora más que nunca, el equilibrio y la consistencia son la clave, no todo o nada.
Saborea cada bocado al comer y sigue con tu día. Ahora más que nunca, el equilibrio y la consistencia son la clave, no todo o nada.

Desarrolle un horario para comer establecido

El establecimiento de una rutina constante ayudará a regular los niveles de azúcar en la sangre, las hormonas del hambre, la energía mental y física, la salud digestiva e incluso su ciclo de sueño. Trata de desayunar una hora después despertarse, y realiza tres comidas al día con un intervalo de cuatro a cinco horas.

Solo trata de no dejar pasar más de cinco horas pasa sin comer y configura la alarma de tu teléfono celular como un recordatorio, al menos hasta que te acostumbres a la rutina. Sin un horario, es más probable que comas sin pensar durante todo el día, o esperes demasiado, y luego vuelvas a comer en exceso.

Asegúrese de comer los nutrientes necesarios para estar sano

En lugar de tomar alimentos al azar, piensa estratégicamente en los componentes de sus comidas. En cada desayuno, almuerzo y cena, incluye algún tipo de producto, con proteínas magras y grasas buenas como base. Estos alimentos suministran los nutrientes necesarios para mantener un metabolismo y un sistema inmunitario saludables.

Repensar lo que bebes

Mantén una botella o taza de agua a su lado y beba agua durante todo el día. Evita las bebidas azucaradas o los productos hechos con edulcorantes artificiales. El exceso de azúcar puede debilitar la inmunidad, y se ha demostrado que los edulcorantes artificiales eliminan la regulación natural del apetito y alimentan a los golosos.

Si bebes alcohol, trate de consumir cantidades moderadas (una o dos bebidas por día) y reduzca la necesidad de usar alcohol probando otros mecanismos de afrontamiento, como llamar a amigos y familiares, participar en ejercicios en el hogar, reproducir videos juegos o disfrutar de otras mini escapadas saludables.

No se olvide de las calorías del alcohol, y que estar borracho puede aumentar el apetito y disminuir las inhibiciones. Esto puede llevar a comer en exceso y comer alimentos que probablemente no comería cuando estuviera sobrio.

Conoce la diferencia entre el hambre física y emocional

Durante un momento estresante, puede ser difícil saber si realmente tiene hambre, lo que significa que su cuerpo necesita alimento, o si su mente se siente atraída por los alimentos para expresar o desconectarse de sus sentimientos. Una táctica útil es sintonizar su cuerpo. El hambre física tiene síntomas físicos, como una barriga ligeramente gruñona.

Si ha comido una comida equilibrada y su estómago está lleno, pero aún siente hambre, puede experimentar ansiedad o soledad. Si puede detenerse y hacer la distinción, aborde sus emociones de manera que no impliquen comer. Y cuando coma, hágalo sin distracciones (sin televisión, computadora, lectura, teléfono, etc.), deje la comida o el utensilio entre bocados y escuche las señales de su cuerpo. Deje de comer cuando se sienta lleno, pero no demasiado, y guarde el resto para otra comida.


Esto no se trata en absoluto de restricción; se trata de equilibrio, y se siente bien (a diferencia de tener cero golosinas o darse un gusto excesivo, lo que puede hacer que te sientas lleno y lento). Saborea cada bocado y sigue con tu día. Ahora más que nunca, el equilibrio y la consistencia son la clave, no todo o nada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba