Meditación. Háblale a tus células

Cuando éramos niños, jugábamos, corríamos, saltábamos y muchas veces nos tropezamos y caímos. En esas caídas muchos fueron las heridas que nos hicimos en las rodillas, brazos y en varias partes del cuerpo. Cuándo llegábamos a casa le decíamos a mamá que nos dolía mucho, limpiaba nuestras heridas y quizá nos cantaba la siguiente canción: …

Meditación. Háblale a tus células Leer más »