Inflamación intestinal: Qué es y cómo combatirla naturalmente

Una de las causas más graves y comunes de enfermedad crónica es la inflamación.Los altos niveles de inflamación en el cuerpo hacen que las células se deterioren y pierdan su capacidad para funcionar correctamente. A su vez, esto conduce al desarrollo de enfermedades como el cáncer, disfunción autoinmune y otros trastornos.

La inflamación es un proceso biológico necesario que activa su sistema inmunológico. Los mediadores químicos alertan al cuerpo sobre las áreas que necesitan ser defendidas o reparadas. Desafortunadamente, cuando la inflamación continúa durante demasiado tiempo, puede tener graves consecuencias.

El nivel de inflamación en su cuerpo está influenciado por una serie de factores, incluidos la dieta, el estilo de vida y el medio ambiente. En el intestino, la inflamación también puede ser causada por un desequilibrio de microorganismos en el tracto gastrointestinal. Cuando los microbios o levaduras dañinos como Candida crecen y se propagan, pueden dañar gravemente el revestimiento del intestino. La respuesta inmune resultante puede causar más inflamación y daño.

Afortunadamente, reducir la inflamación intestinal puede ser una cuestión de alterar las decisiones que toma en la vida cotidiana. De hecho, hay tres pasos simples que puede seguir hoy para reducir la inflamación en su intestino. ¡Vamos a ver!

1. Beba más agua

Todos los días estamos expuestos a toxinas. Los contaminantes del aire, los metales pesados, el moho y los patógenos transportados por el aire nos rodean todo el tiempo, sin que nos demos cuenta.

Muchos de nuestros alimentos también están llenos de toxinas, como pesticidas, antibióticos e incluso azúcares añadidos.

Estas toxinas contribuyen seriamente a la inflamación. Ellos ‘activan’ genes que promueven la inflamación que causa cáncer y enfermedades cardíacas. En el intestino, estas toxinas pueden causar desequilibrios en la flora intestinal que permiten la liberación de sustancias químicas inflamatorias. Esta inflamación promueve cambios en otras partes del cuerpo que pueden conducir a enfermedades crónicas.

Una de las mejores formas de eliminar las toxinas del cuerpo es también una de las más sencillas. ¡Bebe más agua! Beber mucha agua todos los días es una manera eficaz y esencial de ayudar a que su intestino y su cuerpo se desintoxiquen:

  • Su tracto intestinal necesita agua para funcionar de manera óptima, moviendo los desechos de manera eficiente a través del intestino y fuera de los intestinos.
  • Su hígado y riñones son dos de los órganos de desintoxicación más importantes de su cuerpo . Ambos requieren un suministro constante de agua para funcionar correctamente.
  • Su sudor también elimina las toxinas de su cuerpo. El sudor se compone principalmente de agua.

Igual de importante, cada una de sus células requiere una hidratación adecuada para llevar a cabo sus funciones adecuadas. Los estudios han demostrado que una hidratación celular inadecuada puede contribuir a la liberación de sustancias químicas proinflamatorias e incluso provocar trastornos inflamatorios.

En general, cuanto más hidratado esté, menos inflamación habrá en su cuerpo.

Qué hacer:

Trate de beber de 2 a 3 litros de agua al día, o de seis a ocho vasos. Asegúrese de que su agua sea fresca y filtrada, o al menos libre de contaminantes como cloro, fluoruro y metales pesados.

Puede ser útil llevar una botella de agua con usted durante todo el día, para que pueda seguir bebiendo en lugar de beber una gran cantidad de agua a la vez.

Una de las formas más saludables de beber agua es con un chorrito de jugo de limón . El jugo de limón es rico en vitamina C y puede aumentar su inmunidad.

¿No estás seguro de si estás deshidratado adecuadamente? ¡Hay una manera fácil de averiguarlo! Compruebe el color de su orina la próxima vez que vaya al baño. Si es amarillo, es probable que su cuerpo necesite más agua. Si está claro, estás bien hidratado.

2. Haz ejercicio con regularidad para mantener activos tus órganos de desintoxicación

El ejercicio diario es absolutamente esencial para mantener todo el cuerpo en buen estado de funcionamiento, incluido el intestino.

La actividad física estimula los principales órganos de desintoxicación de su cuerpo, incluidos los intestinos, el tracto urinario, las glándulas sudoríparas, el sistema circulatorio y los linfáticos.

Cuando estos sistemas son capaces de eliminar las toxinas y los desechos del cuerpo, la inflamación se mantiene al mínimo.

Una nueva investigación muestra que tan solo 20 minutos de ejercicio podrían tener efectos antiinflamatorios en el intestino y en todo el cuerpo.

El ejercicio mejora la respuesta antiinflamatoria del cuerpo activando el sistema nervioso simpático. Esto aumenta su frecuencia cardíaca, presión arterial y frecuencia respiratoria. Como resultado, su cuerpo libera hormonas que incluyen epinefrina y norepinefrina en el torrente sanguíneo, que tienen la función de activar los receptores suprarrenales de las células inmunes.

En un estudio reciente, los investigadores examinaron los efectos de una sola sesión de ejercicio de 20 minutos sobre la activación del sistema inmunológico. Descubrieron que incluso esta pequeña cantidad de ejercicio era suficiente para suprimir la producción de citocinas proinflamatorias en un 5%.

La inflamación es una parte necesaria de la respuesta inmunitaria del cuerpo, pero demasiada inflamación puede provocar enfermedades. La inflamación crónica puede contribuir a la diabetes, obesidad, enfermedad celíaca, artritis, fibromialgia o enfermedades intestinales como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa.

Parece que incluso períodos cortos de ejercicio pueden reducir la respuesta inflamatoria del cuerpo, lo que puede llevar a recomendar el ejercicio como parte de los planes de tratamiento futuros para las afecciones inflamatorias.

El ejercicio también fuerza la sangre fresca a los tejidos, lo que reduce la inflamación al ayudar a eliminar los desechos metabólicos. Aporta nutrientes a los tejidos inflamados o dañados, lo que facilita la reparación y restauración.

Al igual que la hidratación, el ejercicio también mantiene su sistema digestivo en movimiento y promueve una buena salud digestiva, lo que reduce aún más la inflamación en su intestino.

Qué hacer:

Si lleva un estilo de vida sedentario, es vital que haga un plan para caminar, trotar, nadar o estirarse durante al menos 30 minutos todos los días.

La mayoría de los teléfonos modernos ahora vienen con algún tipo de rastreador de actividad. Por ejemplo, si posee un iPhone, es posible que ya esté familiarizado con la aplicación iOS Health. Esta práctica aplicación hará un seguimiento de los pasos que da cada día. Muchas personas aspiran a dar 10,000 pasos por día, lo cual es un objetivo muy saludable.

Del mismo modo, trate de evitar estar sentado durante períodos prolongados. Si trabaja muchas horas, configure un temporizador para levantarse y moverse con regularidad, al menos cada hora.

Y, como mencioné anteriormente, ¡asegúrese de seguir su ejercicio con mucha agua!

3. Toma curcumina, un remedio antiinflamatorio natural

La curcumina es el ingrediente activo de la cúrcuma , una especia de color naranja brillante. Es uno de los remedios antiinflamatorios naturales más poderosos del mundo, especialmente para el intestino.

La curcumina ayuda a la digestión relajando los músculos lisos de las paredes y ayudando con el movimiento de los alimentos a través de los intestinos. También ayuda a aliviar la acumulación de gases y la hinchazón a medida que se descomponen los alimentos.

En el colon, la curcumina promueve un equilibrio saludable de las bacterias intestinales, que es esencial para que su sistema inmunológico funcione de manera óptima.   También estimula a las células del revestimiento intestinal a regenerarse y curarse después del daño causado por bacterias patógenas o crecimiento excesivo de levaduras como Candida.

Estudios recientes incluso han demostrado que la curcumina puede ser un medio eficaz para inhibir las infecciones por hongos intestinales. Los ensayos clínicos han informado que las altas concentraciones de curcumina tienen un poderoso efecto antifúngico contra esta levadura dañina, así como contra otras infecciones por hongos. Existe evidencia de que la curcumina puede inhibir el crecimiento de Candida albicans de manera más efectiva que los medicamentos antimicóticos comunes.

La investigación ha demostrado que la actividad medicinal de la curcumina se debe en gran parte a sus fitoquímicos. Estos son productos químicos vegetales que albergan propiedades antioxidantes y antibacterianas. Estos fitoquímicos también pueden ayudar a aliviar las náuseas causadas por problemas mentales como la ansiedad y el estrés.

La actividad antiinflamatoria y antibacteriana de la curcumina también puede ayudar a reducir el dolor intestinal causado por alimentos picantes, alcohol o bacterias patógenas. Los increíbles compuestos de la curcumina apoyan sus procesos digestivos naturales, lo que puede significar que su intestino no tiene que trabajar tan duro para descomponer los alimentos.

Qué hacer:

Tomar curcumina es tan simple como encontrar un suplemento de calidad en una buena tienda de salud.

También puede mezclar polvo de cúrcuma en batidos, comidas o un café con leche de cúrcuma. Asegúrese de agregar una grasa saludable como aceite de coco y pimienta negra. Esto ayuda a su cuerpo a absorber los componentes activos de la curcumina.

Conclusión

Al reducir la inflamación en tu intestino, tu primera prioridad debe ser reducir la cantidad de factores proinflamatorios en tu dieta y estilo de vida.

Los tres pasos mencionados anteriormente son muy fáciles de incorporar a sus rutinas diarias y ayudarán a minimizar los procesos inflamatorios que ocurren dentro de tu cuerpo.

Al apoyar las funciones de desintoxicación de su cuerpo con ejercicio e hidratación adecuados, estará reduciendo drásticamente la cantidad de toxinas dañinas que su sistema inmunológico tiene que combatir todos los días. ¡Menos toxinas significa que su cuerpo puede concentrarse más en la curación!

Esto se mejora significativamente al agregar curcumina a su dieta diaria, ya sea como suplemento o en sus comidas. La curcumina es un ingrediente notable para un intestino inflamado: ayudará a calmar las membranas irritadas, combatirá las levaduras como Candida y favorecerá la curación del revestimiento intestinal.

Siga estos sencillos pasos y comience a reducir su inflamación hoy. ¡Tu instinto te lo agradecerá!

1 comentario en “Inflamación intestinal: Qué es y cómo combatirla naturalmente”

  1. Pingback: 6 remedios caseros para el dolor de estómago

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba