¿Realizar ejercicio aumenta o disminuye el hambre?

Desde desarrollar músculo hasta quemar calorías y mantener su corazón fuerte, el ejercicio afecta a tu cuerpo de muchas maneras. El ejercicio, especialmente el ejercicio largo e intenso, puede incluso cambiar la forma en que tu cuerpo responde a las señales de hambre. Al menos por un tiempo.

Esto es lo que necesitas saber sobre el hambre y sus entrenamientos.

Como el ejercicio impacta en el hambre

Es probable que no sientas hambre durante tu entrenamiento, por ejemplo, en parte porque la sangre se desvía del estómago para alimentar tus músculos activos, dice Jen Sommer-Dirks, MS, especialista certificada en dietética deportiva. «Por eso es difícil digerir los alimentos cuando se hace ejercicio».

Por cierto, el hecho de que la digestión se ralentice es un culpable común de las náuseas y los vómitos durante el ejercicio. Es difícil percibir el hambre cuando el intestino se siente agitado o con náuseas.

Una investigación revela que una carrera de 60 minutos puede hacer que la grelina (la hormona que estimula el apetito) disminuya y el péptido YY (una hormona intestinal que suprime el apetito) aumente. Una sesión de fuerza de 90 minutos también redujo los niveles de grelina, aunque no afectó al péptido YY, lo que sugiere que el modo de ejercicio hace la diferencia.

La intensidad del ejercicio es otro factor a considerar. Un pequeño estudio encontró que correr durante períodos más cortos a una intensidad más alta afectó los niveles de grelina más que correr durante períodos largos a una intensidad más baja.

¿Cuál es tu objetivo?

Ya sea que tu objetivo de ejercicio implique pérdida de peso o rendimiento, es importante comer después de un entrenamiento duro. Si no tienes apetito, eso podría ser más difícil de hacer, o podría asumir que no necesita comer porque no tiene hambre.

Pero si estás tratando de desarrollar músculo o mejorar tu rendimiento, obtener nutrientes después de una sesión difícil es clave para progresar. Se necesitan proteínas para la recuperación y reparación muscular, y carbohidratos para reponer las reservas de glucógeno. Si escatimas en alimentos después del entrenamiento, puedes sentirte lento durante el entrenamiento al día siguiente.

Nutrición Post-Entrenamiento

Ten en cuenta que mientras más largo o más duro sea el entrenamiento, más importante es comer una comida o merienda bien balanceada dentro de los 45 minutos posteriores a la finalización, ya sea que tenga hambre o no.

Si esperas utilizar los poderes supresores del apetito para comer menos calorías durante el día y, por lo tanto, acelerar tu pérdida de peso, debes repensar tu enfoque.

Además, no elijas tus ejercicios en función de qué tan bien suprimen el apetito. Es mejor incluir ejercicios cardiovasculares y de fuerza, ya que tienen diferentes beneficios, y dentro de eso elegir actividades agradables para que sea más probable que te quedes con ellos a largo plazo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba