Estos hábitos podrían estarte causando dolor de espalda

3
(1)

 

3
(1)

Digamos que has pasado mucho tiempo (o todo su tiempo) en casa recientemente, y ha surgido un nuevo problema: tu espalda ha comenzado a doler. ¿Es una coincidencia o tu nueva vida en el hogar podría estar causando problemas en tu salud?

Puede ser el último. Incluso antes de la pandemia, el dolor de espalda era común: El individuo promedio experimenta uno o dos episodios de dolor de espalda por año, que pueden comenzar en los 20 años y ser un problema recurrente que se desencadena por varios eventos en la vida. Afortunadamente, sin embargo, la mayoría del dolor de espalda se resuelve en seis semanas.

Entonces, ¿qué hábitos estás haciendo en casa que podrían hacer que te duela más la espalda?

Trabajar en la cama

Ahora que trabaja desde casa con más frecuencia (o siempre), sin duda has encontrado algunos lugares interesantes para configurar su oficina, incluida tu cama. Sin embargo, si no estás prestando atención, es fácil hundirse en una posición semi reclinada, lo que puede estresar la espalda baja.

La solución: Manten la curva natural de la columna colocando una almohada adicional detrás de la columna lumbar. Incluso puedes comprar una almohada de respaldo de lectura para que tu «oficina» sea más cómoda.

Agacharte en el sofá

Esos atracones de Netflix pueden causar estragos en tu espalda, especialmente si tu espalda se hunde en el sofá. Al contrario de lo que podría pensar, no se trata tanto de cuánto tiempo se sienta, sino de cómo se sienta.

La solución: Cuando estés sentado, asegúrate de tener un soporte sólido en la zona lumbar. Deberías sentir el apoyo detrás de tu espalda baja.

Hacer ejercicio con zapatos viejos

Los zapatos viejos pueden estar tan gastados que no ofrecen un soporte adecuado para el arco ni protegen tus pies para que no rueden hacia adentro o hacia afuera mientras camina. Sin embargo, un zapato con buen soporte para el arco evitará que tus pies se deslicen al ponerse de pie y moverse, lo que ayudará a mantener la alineación de sus piernas, caderas y espalda. 

La solución: Compra un par de zapatos con soporte diseñado para su arco específico. ¿Cómo lo sabes? Una simple prueba le dirá si tienes pies planos o un arco alto. Moja sus pies y pisa el concreto fresco para ver el contorno que hace su pie. Si solo puedes ver la parte externa de su pie, probablemente tengas un arco alto. Si ves la punta de su pie, talón y la parte externa de su pie, lo más probable es que tenga un arco normal. Mientras tanto, si ves todo el pie, incluido el interior, tiene un arco bajo o pies planos.

Hornear todo el tiempo

Lo más probable es que estés parado en una superficie dura durante largos períodos de tiempo, y si no usas zapatos de apoyo o vas descalzo, puedes tener dolor en el talón, especialmente si tienes arcos altos o planos. Cuando eso sucede, cambias la forma en que te paras y caminas, lo que puede afectar toda la parte inferior de tu cuerpo desde los tobillos hasta la espalda. 

La solución: Evita cocinar descalzo: use zapatos de apoyo en su lugar. Además, use una buena postura mientras preparas la comida, teniendo cuidado de no encorvarse. Y cuando necesites un descanso, tómalo.

Sentarte demasiado tiempo en el escritorio (improvisado)

¿Trabajas desde casa ahora? Probablemente no solo estés concentrando más trabajo en ese mismo día de trabajo de ocho horas, sino que también es probable que no te levante y te muevas tanto. ¿El problema? Estar sentado ejerce un 40 por ciento más de presión sobre la columna vertebral que estar de pie.

La solución: Cuando estés sentado, verifica el espacio entre su respaldo y la silla, y si hay un espacio, llénalo con una almohada o un rollo lumbar, lo que te pondrá en una posición más equilibrada. Luego toma descansos frecuentes para estirarse mientras se sienta. Estira hacia adelante, abrazando tus rodillas por un minuto mientras te sientas para abrir la parte posterior de la columna vertebral. Luego, párate y arquea la espalda llevando el estómago lo más adelante que puedas. Finalmente, extiende de lado a lado con las manos mientras está de pie, tratando de alcanzar el muslo lo más abajo que pueda, y luego gire la columna vertebral. Realiza todos estos movimientos cada hora (configure una alarma si es necesario) para minimizar los posibles dolores.

¿Qué te ha parecido este post?

¡Puntúalo!

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en redes sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil! Lo tendremos en cuenta para mejorar

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo podemos mejorar este contenido?

 

¿Qué te ha parecido este post?

¡Puntúalo!

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en redes sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil! Lo tendremos en cuenta para mejorar

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo podemos mejorar este contenido?

Compartir el post en tus redes sociales también es muy apreciado y permite a los autores ganar reconocimiento. Puedes utilizar #sumestucanal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.

Configuración de las cookies