Cinco ejercicios fáciles de gimnasia mental para que la pandemia no te pase factura

Entrenar la agilidad mental y la flexibilidad cognitiva

Los paseos son una de las actividades permitidas y un buen momento para entrenar la agilidad mental. Cuando des un paseo por la calle, fíjate en las matriculas de los coches, repite mentalmente los números de la matrícula y después prueba a decirlos mentalmente en orden inverso. Puedes ampliar el ejercicio utilizando todos los elementos de la matrícula, coge también las letras y nombra todas las palabras que se te ocurran que contengan esas tres letras.

Para entrenar el lenguaje y la fluidez mental

Si últimamente te cuesta encontrar las palabras y siempre dices eso de «lo tengo en la punta de la lengua» es el momento de entrenar el lenguaje para que esto no vaya a más. ¿Cómo hacerlo? Proponte enumerar lo más rápido posible palabras de una misma categoría. ¿Serás capaz de decir 50 animales?, ¿50 ciudades?, ¿50 palabras que empiecen por PA?

Para entrenar la atención

Esa función tan importante y a la vez tan vulnerable de las distracciones también se puede entrenar. Es importante mantener nuestra atención a raya para dirigirla donde nosotros queramos y un ejercicio que puede ayudarnos a ello es elegir una noticia del periódico y tachar lo más rápido que podemos todas las letras «A». ¿Cuántas has encontrado? ¿Te has saltado alguna?

Fomentar la creatividad

Desde la infancia, es importante trabajar la creatividad para que nuestro cerebro sea flexible y pueda adaptarse con facilidad a las situaciones cambiantes de la vida. Si has notado que tu capacidad creativa se ha visto mermada, ponte a trabajar en ella. Realiza este ejercicio: elige 6 objetos de diferentes zonas de tu casa, por ejemplo: cepillo de dientes, sartén, cojín, anillo, sacapuntas y manta. Construye con esos objetos una historia que los contenga todos.

Práctica Neuróbica

Por último, te proponemos que pongas un nuevo reto a tu cerebro practicando un poco de neuróbica. Pero primero, ¿sabes qué es la neuróbica? «El término neuróbica fue acuñado por Manning Rubin y el neurobiólogo Lawrence Katz. Con él, se refirieron a todos aquellos ejercicios cerebrales y actividades orientadas a mejorar las capacidades de nuestro cerebro. Contraponiéndolas a aquellas que, por rutinarias o automáticas, no suponían ningún esfuerzo para la mente», explican en Liceum, gimnasios de la mente.

¿Y cómo puedo practicar neuróbica? Elige un momento del día y durante ese tiempo utiliza tu mano no dominante, si eres diestra usa la mano izquierda para cepillarte los dientes, peinarte, escribir, manejar el mando a distancia o el móvil. Es una experiencia divertida y a la vez estimulante para tu cerebro.

Sobre el autor

1 comentario en “Cinco ejercicios fáciles de gimnasia mental para que la pandemia no te pase factura”

  1. Pingback: Qué es el contraste mental y cómo aprender a desarrollarlo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio