Dualidad y Resonancia

Principios Universales: Polaridad y Ritmo. ¿ Cómo afectan tu día a día?

Principio de Polaridad

Principios Universales: Polaridad y Ritmo.

Si hay algo que ha marcado toda religión, filosofía o código ético a través de la historia, es el reconocimiento de la dualidad del mundo. Basta con que estudies cualquier tipo de cultura antigua para que entiendas su división entre el bien y el mal. Un ejemplo claro es ver el caso del cristianismo, cielo e infierno, Dios y el Diablo, bien y mal.  

La dualidad es algo que realmente fascinó al hombre desde tiempos ancestrales. La puedes observar no solo en temas morales o religiosos, está presente en el universo. Después del día, viene la noche, y en un universo de interminable oscuridad se puede encontrar luz. 

Esta dualidad es perfectamente explicada con el principio de polaridad que puedes encontrar en el Kybalión. Este principio expone que toda manifestación en el universo posee dos polos, que comparten una naturaleza. Lo similar y lo contrario son realmente lo mismo. Pero se perciben como distintos grados de una manifestación.

La mejor forma de comprobar el principio, es utilizando ejemplos como el de la temperatura. Hay personas que consideran el calor y el frio como conceptos contrarios completamente distintos.  La verdad, es que ambos polos son grados extremos del mismo fenómeno, la temperatura. 

Una vez tú como individuo comprendes la naturaleza dual del mundo y los múltiples polos de la existencia, se te facilita enfrentar la vida. Podrás observar los polos, tanto los que te agradan como los que no, como simples grados de una manifestación. Lo que te permitirá concentrarte en lidiar con la naturaleza de las muchas situaciones que puedan presentarse en tu realidad.

Si tienes dificultades económicas, puedes recordar que es posible estar en una situación económica contraria. Tu estado actual no es una sentencia, te encuentras experimentando un grado de bienestar económico que no te agrada. Pero el universo fluye constantemente, no te desesperes, tal como hoy estas mal, mañana puedes estar mejor.

De igual forma si te encuentras en un polo de bienestar, tener presente como todo puede tornar en dirección inversa tiene utilidad. Ser consciente de la naturaleza dual y variable del universo te fortalece ante el cambio.

El principio del Ritmo

Lo que establece el principio del ritmo es el constante flujo del universo. Todo avanza y retrocede, todo asciende y desciende, todo se mueve como un péndulo. El universo está sujeto al cambio constante, por lo que debemos ser seres adaptables, conscientes de su funcionamiento. 

Con el principio del ritmo se pueden explicar eventos en distintos planos de existencia. Si te fijas en el cosmos, el orden se transforma en caos y viceversa. La destrucción de una estrella puede conllevar a la creación de otros cuerpos celestiales. El péndulo siempre se mueve entre los polos.

En nuestra historia como especie, muchas naciones han nacido pero todas han caído o tienen destinado caer. Y todo ser vivo, está destinado a fallecer. El péndulo de la realidad tiene una oscilación rítmica entre los polos y nada escapa a ello. 

Esto quiere decir que en el transcurso de tu existencia consciente, experimentarás momentos de felicidad otros de tristeza. Serás capaz de amar y de odiar. Lograrás ver parte de las maravillas de esta tierra así como varias de sus desgracias. Es inevitable, pero no significa que no puedas tomar acciones para permanecer con mayor consistencia en el polo que gustes.

Los herméticos descubrieron desde hace mucho tiempo, que aplicando de forma correcta el principio se puede evitar ser arrastrado completamente por el péndulo. Como dictan otros principios, todo es mente, todo vibra, todo tiene dualidad. Si logras controlar tus pensamientos con el objetivo de vibrar en una frecuencia elevada, podrás permanecer en el polo que consideres indicado. 

Los maestros herméticos tienen tal autocontrol sobre su mente, que en gran medida contrarrestan los efectos de la  oscilación. Aunque no se libran completamente de los polos que consideran negativos, los experimentan con mucha menor frecuencia que la persona corriente. 

No es fácil lograr tal nivel de maestría, pero es posible. El beneficio que te depara una vez decides tomar el control de tu vida aplicando los Principios Universales: Polaridad y Ritmo, es indescriptible. Ten confianza en tu capacidad para aplicar lo aprendido, después de todo, los maestros de gran sabiduría fueron en un principio estudiantes. Tal como la realidad cambia, tú también, asegúrate que siempre sea para mejor.

Un abrazo, inmenso.

1 comentario en “Principios Universales: Polaridad y Ritmo. ¿ Cómo afectan tu día a día?”

  1. Pingback: Creer es crear. ¿En verdad Crees?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba