Google espía nuestras conversaciones: ¿Mito o realidad?

¿Cuántas veces has sentido que navegando en internet viste publicidades sobre cosas que precisamente estabas buscando comprar? ¿Acaso es pura coincidencia o Google nos espía? Si bien es cierto que al visitar ciertas páginas de compra en línea nuestro historial luego es utilizado para publicidad, a veces las vemos cuando le comentamos a algún amigo que pensamos adquirir algún producto. Esto último es motivo de polémica sobre la seguridad de nuestra privacidad. Entonces, el interrogante es el siguiente: ¿Google espía las conversaciones de cada uno? 

La respuesta es no, salvo excepciones, como cuando alguien le habla al asistente virtual del teléfono (Google Assistant). Esto debería dejarnos más tranquilos sobre las frecuentes consultas de los usuarios sobre la privacidad de nuestros datos. Teniendo en cuenta el gran volumen que manejan esto podría ser algo posible.

Además, el escándalo Cambridge Analytica en las elecciones presidenciales de EEUU dejó entrever cómo estas compañías pueden aprovechar su posición de privilegio para vender información.

Google y Amazon confirmaron que, efectivamente, tienen empleados dedicados a «escuchar» lo que dicen sus usuarios, con la excusa de que el objetivo es perfeccionar la comprensión del «lenguaje natural» de las personas y así poder ofrecer respuestas mucho más orgánicas.

Representantes de la compañía confirmaron que sus expertos reciben las consultas, que solo se activan al decir «OK Google«, en forma de datos. Las transcriben y analizan si la respuesta dada fue eficiente o no.

¿Debemos confiar ciegamente en las empresas de tecnología o dudar de lo que escribimos en internet? Tal vez la respuesta no esté en ninguno de los dos extremos, pero si en tomar nuestros recaudos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba