Mujer sin sexo

Dejar de tener sexo es malo para la salud

El cambio de hábitos por la cuarentena se vio reflejado en varios aspectos de nuestra vida cotidiana. Uno de ellos es la sexualidad. Sin la posibilidad de conocer gente en espacios sociales y con medidas de aislamiento social, muchas personas que no viven en pareja dejaron de lado la práctica sexual ocasional. El sexo es bueno para salud y no practicarlo puede ser perjudicial.

Aplicaciones como Tinder tuvieron un inusual crecimiento de usuarios y según una encuesta de NBC News, el 61% de las personas aseguró que la pandemia los había afectado negativamente en su vida sexual. En comparación al 22% de beneficiados y a un 27% de neutrales. En este marco de confinamiento y de evitar el contacto físico se abrió un interrogante: ¿Qué le pasa a nuestros cuerpos y nuestra psiquis si no tenemos relaciones sexuales por un lapso prolongado de tiempo? El sexo y la salud van de la mano.

Beneficios del sexo en la salud

Cuando tenemos sexo el cerebro libera oxitocina, dopamina y serotonina, todas sustancias que nos dan placer y bienestar. Sin el beneficio de estos estímulos naturales, las personas pueden ser propensas a sentirse más decaídas y desanimadas. Dacher Keltner, sociólogo de la Universidad de California en Berkeley, afirma: “El tacto es una importante condición social. Reduce el estrés, hace que las personas confíen unas en otras. Permite la cooperación. El confinamiento causa la sensación de que alguien te respalda, que eres parte de una comunidad y que estamos conectados con otros».

El cuerpo humano está desarrollado para beneficiarse y gozar del sexo. Sentirse validado, seguro y comprendido junto con el hecho de poder complacer a un compañero genera un estado de bienestar psíquico.

Según la Sociedad Norteamericana de Menopausia, las relaciones sexuales regulares son importantes para la salud vaginal después de la menopausia. Las mujeres mayores que no tienen relaciones sexuales tienen más probabilidades de afinar y resecar los tejidos. Siguiendo estas consecuencias físicas, el pene, debido a su musculatura y con la escasez de las relaciones sexuales, puede generar en una atrofia.

El sexo mejora las defensas y nuestra salud

La falta de sexo es el aumento del estrés, debido a no liberar sustancias que permiten contrarrestarlo. Esto ocasiona un aumento de la presión sanguínea y del cortisol, hormona que se libera como consecuencia del agobio y la angustia. También es responsable de aumentar el nivel de azúcar en sangre y de suprimir el sistema inmunológico, entre otras funciones. Así el cuerpo queda más expuesto a infecciones, virus, bacterias y hongos. Según una investigación en la Wilkes University (EEUU), gozar del sexo una o dos veces a la semana eleva hasta un 30% los niveles de inmunoglobulina, con lo que aumenta la protección del organismo.

Además, una investigación publicada en la revista médica Frontiers in Immunology, afirma que las relaciones sexuales regulares mejoran el sistema inmunológico y preparan al cuerpo para combatir las enfermedades mediante la liberación de endorfinas.

Los genitales se debilitan

Los genitales, como cualquier músculo, deben ejercitarse para que funcionen mejor. La falta de sexo puede provocar en los hombres problemas de erección y en las mujeres falta de elasticidad por atrofia en la vagina, lo que causa menor sensibilidad y dolor en la penetración. “El coito regular protege contra el desarrollo de la disfunción eréctil entre los hombres de 55 a 75 años. Esto puede tener un impacto en la salud general y la calidad de vida”, concluyó un artículo elaborado por expertos del Hospital Universitario Tampere (Finlandia), que fue publicado en The American Journal of Medicine.

Beneficios para el cerebro

Investigadores comprobaron que la actividad sexual desarrolla la inteligencia, ya que mejora la producción de nuevas neuronas en el hipocampo. “Después de la exposición continua a largo plazo de la experiencia sexual, la función cognitiva mejoró. Pero cuando se produjo un periodo de abstinencia prolongado, las mejoras en la función cognitiva se perdieron a pesar de la presencia de nuevas neuronas”, expone un estudio de científicos de la Universidad de Maryland hecho en ratones. A su vez, investigadores de la Universidad de Konkuk (Corea del Sur) comprobaron que las relaciones sexuales también pueden “favorecer la función de la memoria de reconocimiento” y contrarrestar los efectos negativos del estrés crónico.

1 comentario en “Dejar de tener sexo es malo para la salud”

  1. Pingback: La ciencia demuestra que la ansiedad es la asesina del amor

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba