Obligatoria la vacuna contra el COVID-9: ¿A que nos enfrentamos?

Debería de ser obligatoria la vacuna contra el COVID-19

Abrimos debate, ¿debería de obligatoria la vacuna contra el COVID-19? Esta es la pregunta que muchos expertos se realizan ahora que vemos más cerca la posibilidad de acceder a una vacuna para el próximo año 2021.

Como una de las primeras reglas que se está rigiendo es que cada gobierno, será el encargado de distribuir esta vacuna a su población; al menos esto se ha escuchado en los países que se enlistan para esperar una vacuna.

Los expertos científicos y hasta la misma OMS han indicado que la única forma de erradicar este virus es una inmunidad colectiva.

Pero para lograr esto, se debe realizar una vacunación masiva alrededor del mundo y algunos expertos alegan que deberá de ser obligatoria.

Vacunarse no solo garantiza la seguridad de la persona, estamos hablando que se evita un potencial contagio y en poner en riesgo la vida de las demás personas.

Algunos expertos han valorado el tema de hasta poner sanciones o multas que puedan aplicarse a la persona que no quiera vacunarse.

Obligatoria la vacuna contra el COVID-19: ¿A que nos enfrentamos?

Obligatoria la vacuna contra el COVID-9: ¿A que nos enfrentamos?

La vacuna Pfizer, AstraZeneca o Moderna actualmente cuentan con una eficacia de un 90% a un 95% de efectividad.

Los gobiernos desde inicio de la pandemia se han encargado de manejar esta crisis con cuarentenas obligatorias, cierres de eventos masivos y comercios.

Que la vacuna sea obligatoria no está lejos de la realidad, para erradicar lo más rápido dicho virus.

Los expertos en pro de la vacunación obligatoria alejan que se con la vacuna se podrá lograr una inmunidad colectiva y que esta se pueda distribuir de manera uniforme y colectiva.

Sin embargo, se incentiva a todos los gobiernos a realizar campañas de información, distribución de la misma vacuna y mantener el proceso de vacunación lo más transparente posible.

Sin embargo, se encuentra la otra cara de la moneda, la vacunación obligatoria no será bien aceptada en muchos grupos de población.

El coronavirus tiene una alta tasa de mortalidad de un 7,8% en las personas mayores de 80 años y tan solo 0,0016% en los niños.

En muchas partes del mundo celebramos una democracia liberal; forzar a la vacunación a millones de personas jóvenes totalmente sanas no será aceptado en su totalidad por todos.

La mayoría de dudas surgen lo rápido que se creó una vacuna y cuáles serán los efectos que esta pueda tener.

En encuestas lanzadas un 49% de la población estaba de acuerdo en recibir la vacuna y contar con muchas probabilidades de recibirla.

Los demás encuestados no quieren decir que sean antivacunas; pero no olvidemos el detalle que no todos tiene el mismo acceso al sistema de salud en diversas partes del mundo.

El reto para los gobiernos será conversar a una minoría que no cree en las industrias farmacéuticas, gobierno o la misma vacuna.

Se acerca un año lleno de retos para el mundo, la vacuna contra el coronavirus es cada vez más real y el mundo volverá un reinicio en su economía y vida diaria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba