Sobre la creatividad y porqué debemos abandonar la idea de ser originales

3.5
(2)

 

3.5
(2)

La creatividad se define como el proceso de generar algo nuevo y útil a la vez. Para establecer la relación entre ese entorno nuevo y la realidad, nos servimos de nuestra imaginación. A partir de esto, es frecuente que se conciba la creatividad como un atributo o cualidad con la que, prácticamente, se nace. La “creatividad del artista” es la más reconocida como genuina, pero ¿Qué tiene un artista para desarrollar esa faceta creativa? ¿Es innata? ¿Todos somos creativos? ¿En qué se relaciona con la originalidad?

Aproximaciones que explican la creatividad

Cada uno de nosotros percibe el mundo que nos rodea de diferente manera. Concebimos una versión personalizada de la realidad, es decir, cada uno de nosotros tiene su propia visión del mundo. Lo que que sentimos y entendemos está guiado por nuestra experiencia.

Muchos artistas de la historia han sido relacionados con algún tipo de desequilibrio o trastorno psicológico: personas temperamentales, melancólicos, solitarios y hasta con alguna psicopatía. Sigmund Freud expresó esta circunstancia con las siguientes palabras: “Hay siempre una patología que remite con frecuencia a experiencias traumáticas de la infancia, una apertura a los conflictos del inconsciente”.

Psicoanalistas e investigadores debaten respecto hasta qué punto una persona con un tipo de trastorno puede llegar a convertiste en un genio. El caso de Kim Peek, ilustra de qué forma una capacidad sobrehumana en un ámbito puede no traducirse en un equilibrio de todas las facetas humanas. Es uno de los más famosos savant y tiene una habilidad prodigiosa para recordar todo lo que percibe.

Para Freud, la creatividad es la cumbre del deseo del artista. Una abertura hacia los deseos y fantasías reprimidas, donde caben la neurosis o personalidades psicóticas. En cambio, el psicoanalista Ernst Kris asoció la creatividad con la habilidad de encontrar nuevas conexiones entre ideas. Una receta compuesta en conjunto con el pensamiento consciente e inconsciente.

¿Qué es una mente creativa?

Si pensamos en escritores, escultores, maestros del arte y vendedores de sueños; la inmensa mayoría comparten un relato de su vida intenso, pensamientos profundos, búsqueda de la verdad y la perfección, desengaños y dolor, la autopercepción de un yo profundo con el que nos sentimos identificados. Hay personas que durante sus pesadillas, en su momento más descorazonador o en su momento de un júbilo más intenso, es cuando encuentran la llave que da paso a la idea que estaban buscando, o al concepto que da un nuevo color al sentido de la vida.

La continua búsqueda es la que nos mueve, creando puentes con nuestra imaginación. Un significado o una experiencia es el lienzo creativo que buscamos para plasmar algo inexplicable y es el artista el sabio que nos lo explica, el que nos muestra que es posible ir más allá de lo que conocemos.

Por tanto, no debemos descartar que la creatividad va acompañando a la evolución de nuestro mundo, y que es en nuestro mundo donde adquirimos nuestra visión e inspiración creativa. La Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner, sin ir más lejos, ya nos advierte que cada persona es única e irrepetible y posee determinadas destreza y habilidades, que no deben ser objetivizadas.

No hace falta ser una persona con un nombre conocido para participar en la explosión de algo nuevo, solo necesitamos cerrar los ojos y dejarnos llevar, para convertirnos en nuestro propio genio.

Creatividad y progreso

Desafortunadamente, es posible que las ideas de creatividad y originalidad se hayan mezclado con las ideas de progreso y evolución. Como si existiera una tendencia natural a crear siempre cosas nuevas y mejores. Es importante desatacar que la creación es un acto humano, que dialoga directamente con la imaginación. El progreso y la evolución, ideas atravesadas por el consumismo, no tienen que ver con la creatividad.

La creatividad se trata de una relación entre el individuo y su medio, una integración espontánea. La creatividad en sí, no se vincula con la originalidad y lo novedoso. Lo que hace a una persona creativa es una sensibilidad y una responsividad. Lo esencial es saber responder a particularidades precisas de nuestra situación. No se trata de imposición.

¿Te ha parecido útil este contenido?

¡Puntúalo!

Promedio de puntuación 3.5 / 5. Recuento de votos: 2

Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

 

¿Te ha parecido útil este contenido?

¡Puntúalo!

Promedio de puntuación 3.5 / 5. Recuento de votos: 2

Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Compartir el post en tus redes sociales también es muy apreciado y permite a los autores ganar reconocimiento. Puedes utilizar #sumestucanal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.

Configuración de las cookies