Escucha la voz de tu alma

Hoy día escuchamos a muchas personas hablar sobre el destino. Las opiniones son algo encontradas, ya que algunos piensan que el destino no existe y otros piensan que efectivamente todo esta escrito. Los últimos avances en la física cuántica nos muestra como un observador puede cambiar la manifestación con tan sólo observar, lo que nos hace pensar cada vez más que este es un plano de posibles manifestaciones, de potenciales y probabilidades. Pero, ¿realmente sabemos cuál es nuestro lugar en un mundo tan diverso?, solo tienes que escuchar la voz de tu alma.

Nosotros mismos como personas, no somos iguales a otros. Física, mental y emocionalmente somo únicos, basta ver tus huellas digitales o los valores que tienes hoy día, aunque parecidos con algunas personas, no coinciden a un 100%. Eres único, con cualidades que te distinguen, con potencial y experiencia que pueden ayudar a otros en este transitar, pero puede ser que no te encuentres en el lugar que Dios, la divinidad, el universo, tu yo superior tiene para ti.

¿ Cómo puedo saber que no me encuentro en el sitio indicado?

«Por sus frutos los conocerás», exactamente así es. Si en este momento te sientes frustrado y no le encuentras alegría a la vida, lo más seguro es que estés en un lugar donde no sientas que puedas desarrollar tu máximo potencial, haciendo alguna cosa que no te llena realmente. Cuándo niños nos atrevemos a soñar en grande, tanto así, que familiares y amigos allegados no olvidan realizarnos la pregunta de siempre; ¿ Qué quieres ser cuándo seas grande?.

De niños decimos que sentimos el deseo de ser cantantes, sin detenernos a preguntarnos si tenemos buena voz. Ensayamos una y otra vez con algo en la mano asemejando un micrófono y ponemos a nuestros padres en un mueble a escucharnos cantar. Otros niños desean ser astronautas, bomberos, científicos, teniendo de lado a unos padres que los alientan y le dicen; ¡ Claro, vas a lograr lo que desee tu corazón!.

Cuando crecemos comienzan los miedos,dejamos nuestros verdaderos deseos escondidos en lo más profundo de nuestra alma. Comenzamos a dejarnos llevar por ciertos estereotipos y por una planificación que nos aplauden ya de grandes, al decir; Quiero estudiar, trabajar, casarme, tener hijos, cuidar nietos y llegar a viejitos con salud. En el camino, nos escondemos detrás de un trabajo que quizá no nos guste, detrás de la responsabilidad de la familia, detrás de nuestro propio confort y nos negamos a escuchar la voz de nuestra alma.

Escuchando la voz de tu alma

El Dr. Emmet Fox, dice que el único problema que tenemos los seres humanos, es encontrar nuestro sitio correcto. Una vez que estamos allí, las demás cosas vendran por añadidura. Todas nuestras necesidades estarán cubiertas, y saldrás de la pobreza, aquella que no te permite ser libre. Dios ha estado en todo momento susurrandote todas las cosas maravillosas que desea para ti. Te susurra aquello que sabes que muy en el fondo deseas para ti mismo.

Ese susurro, sólo desea mostrarte el sitio donde te desarrollaras y manifestarás lo mejor de ti en tu vida. Aquello que en realidad obedece al deseo de tu alma, pero que has escondido por mucho tiempo no sólo por todas las excusas que buscas cada día, sino por temor al ridículo y quizá a decepcionar a tus seres queridos.

Si tú no eres feliz, no podrás dar lo mejor de ti a otros. No dejes para mañana ir construyendo ese sitio para ti. Puedes pedirle a Dios mediante la oración científica que te muestre el camino que debes seguir para encontrarte en el momento y sitio indicado para ejecutar su plan divino. El Plan de Dios en ti, te hará feliz.

Al igual que tú, siendo madre de tres hijos, con una carrera y con todos los acontecimientos y circunstancias que me toca transitar como parte de la humanidad, he estado pidiendo orientación a la divinidad y he recibido respuesta. Nuestro trabajo debe ser el de reconocer que algo no está bien, si nos sentimos frustrados, pedir la guía y fluir. Establece algunos límites con tu familia, pareja, para hacer las cosas que realmente disfrutas y así como un día planificaste tu vida en base a la sociedad o los deberes, a partir de hoy puedes reescribir tu historia y dar pasos a tu verdadera felicidad.

No te sientas egoista por querer vivir en realidad lo que Dios ha puesto en tu corazón. Podemos seguir siendo trabajadores excelentes, padres y parejas amorosas, sin dejar nuestros deseos del alma a un lado. Se cerrarán algunas puertas porque tú estarás cambiando y tu sitio ya será otro, pero no significa que estemos pensando sólo en nuestra propia felicidad. Al estar en nuestro sitio indicado podremos iluminar la habitación y a todos los que se encuentren en ella, recibirán de nosotros lo mejor que tenemos para dar.

La voz de tu alma es la voz de Dios. Escúchala y no te preocupes cómo se darán las posibilidades para que te encuentres en el sitio adecuado. En tus meditaciones, puedes orar y pedirle a los seres de luz que te muestren la verdad. Quédate en silencio y escucha tu propia voz saliendo de tu corazón.

Te dejo un video, con algunas canciones motivacionales y las palabras de un autor muy especial que se ha dedicado a escribir sobre la voz de tu alma.

Si no tienes el libro y te apetece, leerlo, puedes conseguirlo en este enlace:

Un abrazo inmenso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba