El libre albedrío no existe, es una ilusión según la neurociencia

Desde tiempos ancestrales de la humanidad se habla del libre albedrío, una idea que representa la creencia en que el individuo puede elegir y tomar decisiones propias. Sin embargo, esta idea de que el entorno no condiciona y que presenta al ser humano como único dueño de sus decisiones tiene sus detractores. Recientemente, de acuerdo con estudios neurocientíficos, el libre albedrío es solo una ilusión: estamos en menor control de nuestros actos de lo que pensamos.

Científicos como los alemanes Hans Helmut Kornhuber y Lüder Deecke descubrieron el “Bereitschaftspotential”, o potencial de disponibilidad. Basado en esto, Benjamin Libet también realizó experimentos para intentar refutar la idea del libre albedrío.

Los estudios de los 60 y los 80 sobre el libre albedrío

En los años ’60, Kornhuber y Deecke explicaron que un procesamiento eléctrico inconsciente del cerebro precede la toma de decisiones. Eso probaría que las actividades voluntarias o espontáneas no existen: siempre hay un pensamiento previo que limita la libertad. Por su parte, Libet, en los años ’80, expandió lo descubierto por los alemanes, realizando más experimentos.

La actividad cerebral prepara el movimiento del cuerpo, y la decisión de no actuar es un efecto y no una causa basada en el cerebro. En nuestro siglo, con el uso de las nuevas tecnologías, estudios como los de John-Dylan Haynes (2008) ratificaron lo hecho por Libet.

El balance de Sam Harris

Sam Harris es el autor de Libre Albedrío, un ensayo sobre el tema. El neurocientífico afirma en ese trabajo: “Los pensamientos de una persona siempre están precedidos de causas de las que él no está al tanto. Son causas profundas, genéticas, experiencia en la infancia, de las cuales nadie es responsable. Nuestra ignorancia sobre todos estos factores nos lleva a las ilusiones morales, y por esto piensan que es necesario creer en el libre albedrío”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba