Cómo establecer límites con tus parientes racistas

3
(1)

 

3
(1)

A medida que el movimiento Black Lives Matter gana fuerza en el mundo, muchos de nosotros estamos llamados a usar las habilidades que hemos aprendido para mejorarnos ⁠, como decir nuestra verdad, establecer límites y romper el patrón que agrada a las personas. ⁠ Todo para mejorar nuestras comunidades, nuestros países y nuestro mundo.

Aquellos de nosotros que somos aliados estamos convenientemente posicionados para tener conversaciones sobre justicia racial con nuestros familiares, amigos y compañeros de trabajo. Sin embargo, históricamente, muchos de nosotros nos hemos opuesto a estas conversaciones por temor a nuestra propia incomodidad, la ira de los demás o la posibilidad de crear grietas en las relaciones.

En lugar de decir: «Oye, esa cosa que acabas de decir era realmente racista», muchos suelen optar por permanecer en silencio justificandolo con una o todas las siguientes excusas:

  • «No puedo cambiar de opinión».
  • «No me escucharán de todos modos».
  • «Simplemente comenzará una discusión».
  • «Si esto se convierte en un debate, no sé suficientes hechos para justificar mi lado».

Ahora, he llegado a comprender que el silencio es violencia … y que la complicidad en el racismo es racismo. Algunos activistas afirman que los aliados son más útiles cuando abogamos por la justicia racial con nuestros parientes racistas. Otros advierten que entrar en discusiones amargas con parientes racistas es un desperdicio de energía⁠, energía que podría dedicarse mejor a crear un cambio real para los negros.

Ya sea que elijas adoptar una postura ofensiva (involucrar de manera proactiva a sus parientes racistas en conversaciones sobre raza) o una postura defensiva (hablar en contra de los parientes racistas que hacen comentarios racistas), saber cómo establecer límites con los miembros racistas de la familia es de vital importancia. Cuando las conversaciones se vuelven ineficaces o tóxicas, necesitamos saber cómo mantenernos en nuestro poder y crear seguridad para nosotros mismos.

Estas herramientas pueden ayudar a establecer límites con tus familiares racistas y mantener la energía emocional que necesita para evitar el agotamiento y continuar participando en el trabajo antirracista.

1. Aclara los valores que te permiten hablar.

Cuando planeamos tener una conversación difícil, podemos encontrar motivación y fortaleza en nuestros valores. Nuestros valores son nuestras creencias básicas y fundamentales que nos ayudan a determinar lo que es importante para nosotros.

Cuando se trata de tener conversaciones difíciles con los miembros de la familia sobre la raza, me pregunto: ¿cómo sería actuar en integridad aquí? ¿Qué significaría ser completamente auténtico en esta conversación? Para mí, esto significa no callar en conversaciones difíciles, abordar chistes y comentarios racistas en el momento en que se hablan, y mantenerme firme en mis creencias, incluso frente a la ira de los demás.

¿Cuáles son sus valores fundamentales? ¿Honestidad? ¿Lealtad? ¿Generosidad? ¿Compasión? Considere cómo esos valores se alinean con su intención de hablar en contra de la injusticia racial. Cuando esas conversaciones se vuelvan difíciles, encuentre consuelo en la verdad de que está viviendo alineado con sus creencias fundamentales.

(Si desea descubrir sus valores más profundos pero no está seguro por dónde comenzar, la Lista de valores básicos de Scott Jeffrey de más de 200 valores personales es un excelente lugar para comenzar).

2. Prepárate con un lenguaje específico.

Las discusiones sobre el establecimiento de límites, especialmente con familiares, se encuentran entre las conversaciones más desafiantes que podemos tener. Para reducir la presión que podemos sentir al invocar las palabras perfectas en el momento perfecto, es útil venir preparado con algunas frases clave que podemos usar para establecer y reafirmar nuestros límites.

En una publicación reciente de Instagram , el terapeuta de trauma y relaciones Jordan Pickell ofreció algunas sugerencias excelentes sobre cómo decirle a alguien que amas que está siendo racista. Incluía sugerencias como:

  • En este momento, puedes decir «Eso es realmente racista / ofensivo / ignorante.»
  • Establezca un límite en el que no acepte comentarios racistas: “No hagas bromas racistas a mi alrededor. Si lo haces, me voy.»
  • Centrarse en los sentimientos/impacto de sus palabras: «Cuando dices eso, me hace sentir enojado/disgustado/confundido.»
  • También puede volver a él después del hecho: «Lo que dijiste el otro día no me sienta bien».

Recuerde que los límites son declaraciones de lo que aceptaremos o no. El objetivo de un límite no es necesariamente cambiar el comportamiento de otro, sino crear seguridad e integridad para nosotros mismos. Los ejemplos de límites simples en esta línea incluyen:

  • «No te hablaré cuando hagas comentarios racistas».
  • «Si haces comentarios racistas, colgaré el teléfono».
  • «Si continúas haciendo comentarios racistas, no traeré a mis hijos a tu casa».
  • «No puedo tolerar tu racismo y ya no quiero estar en contacto contigo».

3. Use la técnica de registro roto.

Cuando nuestros límites se encuentran con la actitud defensiva, podemos encontrarnos atraídos por argumentos circulares y largos. Tus parientes pueden decir,

  • «¡No puedes decirme qué hacer!»
  • “Te estás tomando esto demasiado en serio. Aligerar.»
  • “Muéstrame los números. Pruébalo.»

Recuerda: no necesitas justificar su límite. No necesita explicarse, recitar las estadísticas más recientes sobre la brutalidad policial o apelar al corazón de esta persona de que el racismo es realmente muy, muy malo. En su lugar, pruebe la técnica de registro roto.

Creada por Richard Lavoie, un experto nacional en gestión de aulas, la técnica de récord roto es una forma simple pero efectiva de reafirmar su límite sin verse atrapado en argumentos que lo distraigan. Para implementar esta técnica, simplemente repita el mismo mensaje tres veces, con calma pero con firmeza, independientemente de cómo responda el destinatario.

Aquí hay un ejemplo:

Tú: «Bob, no participaré en conversaciones contigo cuando seas racista».

Bob: «¡Oh vamos, relájate! Te estás tomando esto demasiado en serio.

Tú: «No participaré en conversaciones con usted cuando sea racista».

Bob: «¿racista? Eso es ridículo. ¿Sabes lo que es realmente racista? Acción afirmativa.»

Tú: «No participaré en conversaciones con usted cuando sea racista».

Bob: «Muy bien, lo que sea. Me voy de aquí.»

Como puedes ver, cuando repites el mismo mensaje con calma y asertividad, al mismo tiempo limitas el poder de Bob mientras preservas tu propia energía mental y emocional.

4. Practica el autocuidado después de los límites.

Especialmente si es la primera vez que abordas el racismo en su familia, establecer estos límites puede parecer particularmente difícil. Puede parecer una gran agitación emocional … ¡y lo es! Estás rompiendo un silencio que has guardado durante meses, años o incluso décadas, y eso es un trabajo emocional serio.

Después de establecer tu límite, puedes sentir miedo, culpa o vergüenza, aunque, intelectualmente, saber que establecer este límite era importante y justo. Si creciste en un entorno donde fuiste castigado, perjudicado o descuidado cuando no estuviste de acuerdo con un miembro de la familia, aprender el arte de la expresión honesta en la familia es un acto radical.

El cuidado personal posterior a los límitesayudan a evitar el agotamiento y reponer sus recursos para que pueda continuar participando en el activismo antirracista en su familia y comunidad.

Cuando establecemos límites con nuestros parientes racistas, creamos zonas personales de tolerancia cero donde ya no somos cómplices del racismo de nuestros parientes. Es un trabajo difícil y exigente, pero es absolutamente necesario.

¿Qué te ha parecido este post?

¡Puntúalo!

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en redes sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil! Lo tendremos en cuenta para mejorar

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo podemos mejorar este contenido?

 

¿Qué te ha parecido este post?

¡Puntúalo!

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en redes sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil! Lo tendremos en cuenta para mejorar

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo podemos mejorar este contenido?

Compartir el post en tus redes sociales también es muy apreciado y permite a los autores ganar reconocimiento. Puedes utilizar #sumestucanal.

Ir arriba

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.

Configuración de las cookies