AHIMSA. El principio de la no violencia

AHIMSA. El principio de la no violencia

5
(1)
5
(1)

Cuántos enfrentamientos se han dado en el mundo por supuestas causas justas. En la antigüedad se daban cruzadas amparadas y bendecidas por autoridades religiosas en nombre de Dios. En la actualidad, siguen las luchas por defender aquello que creemos justo y muchas veces a causa de esos reclamos vamos en contra de las creencias y de lo que para otros también es importante. Hoy, en pleno 2021, año muy esperado por muchos luego del 2020, año de liberación, quiero compartir y recordar contigo; AHIMSA el principio de la no violencia.

El termino ahimsa, proviene del sánscrito y se refiere al proceder con no violencia y el respeto a todas las formas de vida. El término se conoce por primera vez en los escritos hiduistas Upanishads en el año V.aC. Ahimsa, no sólo se refiere a no causarle ningún daño físico a ningún ser vivo, incluye el respeto al pensamiento, a la cultura y a las diferencias. El cuidarse del daño que podemos hacer no se refiere sólo a nivel físico, sino emocional, psicológico y espiritual.

Muchas personas en el mundo, viven con respeto a este principio. El compromiso de respetar todas las formas de vida ha llevado a muchos a ser vegetarianos, por ejemplo, o quizá a no involucrase en temas políticos o un tanto controversiales, pero no se trata de aislarse del mundo, de lo que se trata en vivir en armonía con él.

Ahimsa en occidente

Uno de los precursores en la práctica de este principio fue Mahatma Gandhi, quien consiguió en Ahimsa un punto común de todas las religiones.Su objetivo fue el de no utilizar las mismas armas de los que se consideraban sus enemigos. El se proponía a nivel personal, el desapego de todas las cosas terrenales y el fin de las reencarnaciones, pero en vez de llevarlo sólo al plano espiritual, lo sacó a la luz, en el ámbito político.

Creo en el mensaje de verdad que nos traen los fundadores de todas las religiones del mundo.
Rezo sin cesar para no sentir jamás ningún resentimiento contra los que me calumnian y para que pueda
morir con el nombre de Dios en los labios, aun cuando caiga víctima de un atentado. Que se me
recuerde como un impostor, si en el último momento tengo alguna palabra de odio contra mi asesino.

Mahatma Gandhi

El mismo Martin Luther King, el máximo representante de los derechos civiles de los afrodescendientes en EEUU se vio muy influenciado por esta filosofía de vida. En los últimos años con la práctica del Yoga y la meditación en occidente, es más común ver esta palabra siendo utilizada por personas que quieren expresar la importancia de la no violencia en su día a día.

Lo que hago, puede ser realizado por todos. Porque no soy sino un mortal común, sujeto a las
mismas tentaciones y propenso a las mismas debilidades de los mejores entre nosotros. Cuando yo sea
incapaz de practicar el mal, cuando no emita ninguna palabra áspera o arrogante (por un instante
siquiera) mi mundo mental -sólo entonces y no antes y mi no violencia conquistarán el corazón del
mundo entero

Mahatma Gandhi

¿ Cómo integrar Ahimsa en tu cotidianidad?

Quizá te pueda parecer que la integración de Ahimsa en tu vida, puede ser algo sencillo, porque tu no le haces daño a nadie. Déjame decirte que no es tan sencillo cómo podamos pensar. Integrar Ahimsa es como dice Gandhi, ser capaz de no practicar el mal. Esto merece un nivel de consciencia tal, que no seas violento en tus palabras, en tus acciones y en tus pensamientos.

Te voy a comentar una experiencia que me ocurrió esta semana. Resulta que desde hace un tiempo, salgo temprano a caminar con mi hijo de 21 años. Luego de la caminata y de ejercitarnos por una hora, hacemos un tiempo para meditar 15 minutos, en unas rocas que se encuentran al lado del campo de beisbol. Allí hace una sombra excelente y se encuentra frente a una reserva de árboles de eucalipto por donde recorre una brisa súper refrescante.

Todos los días al llegar al sitio, observo las rocas y tengo cuidado que no esté alguna serpiente o escorpión, ( Por mi casa abundan) y mi hijo sonríe, pensando quizá que soy un tanto paranoica. Nos sentamos a meditar y al cabo de unos minutos sonó la alarma del teléfono, indicándonos que terminaron el tiempo, abrí los ojos y vi a mi hijo viendo su pierna y diciendo algo en voz baja.

Le pregunte que le pasaba y me contó que mientras meditaba, se distrajo porque sintió algo caminando por su pierna y que instintivamente se había sacudido con la mano y al abrir los ojos vio que era una pequeña araña. Lo que estaba susurrando mi hijo era; Perdón. Le estaba pidiendo perdón a la araña por haberla maltratado. Me dijo al pasar unos segundos; Mamá, creo que está sufriendo, ¿será que termino de matarla?, a lo que contesté según lo que enseña nuestra querida Conny Méndez; Hijo hazlo con la intención que tienes de evitarle el sufrimiento y diciéndole que evoluciones en una mejor especie.

Una herencia en beneficio de la humanidad

Ni mi hijo, ni yo somos vegetarianos y en muchos ámbitos de nuestra vida aún no integramos la no violencia en nuestro actuar. De lo que si estoy segura es que podemos empezar con cosas que consideramos pequeñas, pero que tienen un impacto que puede pasar a través de las generaciones. Enseñar el respeto por la naturaleza, por las diferentes culturas, por los gustos, elecciones y preferencias de las demás personas, es algo que todos podemos iniciar.

Si enseñamos que todos tenemos los mismos derechos, que la divinidad nos ha dado el libre albedrío como un maravilloso regalo que nos permite decidir por nosotros mismos. Si enseñamos a nuestros hijos a no juzgar, a reconocer que cada quien tiene sus propias lecciones que aprender y para ello utiliza la caja de herramientas que tiene, estaremos dando un gran paso.

Solamente así, podremos tener paz . Quizá, nuestras próximas generaciones cansadas de buscar tener la razón, convivan aceptando la diversidad y consiguiendo mejores formas de garantizar sus derechos. Por los momentos me siento feliz de poder ver detalles como los de mi hijo y la araña, donde pude ver la nobleza no sólo de él sino el respeto a la grandeza de un animalito tan pequeño.

Por mi parte, queda un camino muy largo por andar. Quedan muchas creencias, hábitos y conductas que transformar. Lo importante es tener la consciencia que se puede vivir de forma diferente integrando Ahimsa en nuestra cotidianidad.

Déjame si deseas un comentario, de ideas de como integrar este principio en nuestra vida.

Un abrazo de luz.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Compartir el post en tus redes sociales también es muy apreciado y permite a los autores ganar reconocimiento. Puedes utilizar #sumestucanal.

1 comentario en “AHIMSA. El principio de la no violencia”

  1. pruebaroberto

    Interesante. Aunque es difícil practicar la no violencia en un mundo tan violento. Pero vale la pena intentarlo.

Los comentarios están cerrados.

Ir arriba

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.

Configuración de las cookies