Roser Montardit: «Ser emprendedor es ser auténtico con uno mismo»

Roser Montardit es formadora y orientadora laboral, además de coach y nos deleitó con su charla en el congreso online gratuito Emprende con Amor y Consciencia. En los casi 23 minutos de conferencia, Roser dio algunas recomendaciones para las personas que comienzan a emprender, además de mostrar un diseño Ikigai, de los círculos de la armonía, entre nosotros y nuestro emprendimiento. Destacó, además, que «ser emprendedor es ser auténtico con uno mismo».

La coach mencionó, al principio de la charla, cuatro recomendaciones a tener en cuenta al empezar un emprendimiento.

La primera es reflexionar sobre cuál es el propósito de por qué lo hacemos y un profundo análisis de cómo nos comportamos nos ayudará a lograrlo. Saber de dónde salen los gastos, cuánto dinero generamos y si es redituable. Eso nos permitirá pensar nuestra idea de negocio.

El segundo consejo que Roser dio es realizar un Canvas que nos permita organizar nuestro negocio, para tener un organigrama claro. Una vez que tengamos un organigrama claro, el objetivo será buscar créditos del gobierno de nuestro país para poner en marcha nuestra idea.

La tercera sugerencia es desarrollar nuestra capacidad de resiliencia, que significa tomar las dificultades, los problemas y los tropiezos a nuestro favor. Hacer una lista de todas las cosas que podemos hacer con lo que salió mal, priorizando siempre aprender de nuestros errores.

La cuarta y, tal vez, la más importante es no descuidar nuestra mente ni nuestro cuerpo. No dejar de hacer ejercicio y dedicar tiempo a nosotros mismos. Hacer cosas que nos gusten, alimentarnos bien, beber agua, ser conscientes de que para vender una idea, debemos estar en un equilibrio armonioso entre mente, cuerpo y alma.

Roser Montardit explicó para qué sirve el Ikigai

Roser mostró un diseño de Ikigai para graficar los círculos que se unen para un éxito integral del individuo. Los 4 más importantes son “Lo que amas”, “En lo que eres bueno”, “Lo que necesita el mundo” y “Por lo que te pueden pagar”.

A su vez, esos círculos están conectados con la pasión, la profesión, la misión y la vocación. Cuatro canales de conexión entre lo que nos gusta y la vida material. Roser explica la forma en la que debemos tener conectados de manera armoniosa esos canales para poder desarrollar nuestro emprendimiento desde lo más profundo de nuestro ser, para emprender con amor y consciencia y no dejándonos llevar simplemente por las ganas de emprender. El Ikigai nos ayuda a conocernos, a conocer lo que hacemos, a conocer por qué lo hacemos y a conocer lo que contribuye al mundo nuestro proyecto.

Ir arriba