Sintonizando Abundancia FM

‘Cada mañana al despertarnos podemos elegir qué dial vamos a escuchar a lo largo del día, si Abundancia FM o Escasez FM’

El pasado fin de semana en Madrid cerca de 300 personas pudimos disfrutar del seminario Vivir con Abundancia organizado por el Instituto Pensamiento Positivo e impartido por Sergio Fernández. Todo un despliegue de medios al servicio de la divulgación del conocimiento sobre la abundancia, un concepto en el que hoy en día es más necesario que nunca reflexionar, aprender y desarrollar.

Combinando contenido teórico y práctico, espacios de reflexión individual y colectiva, dinámicas en pequeños y grandes grupos y experiencias de alto impacto; Sergio nos acompaña en un fin de semana que empieza el viernes a las cuatro de la tarde y termina cuando la última persona ha sido atendida y escuchada, cosa implicó que los tres días la sala se cerrara pasadas las diez de la noche.

Un fin de semana lleno de abundancia, de conocimiento, de contactos, de retos, de logros, de emociones, de sonrisas y de abrazos. Un fin de semana muy intenso en el que escuchamos conceptos como el de “Abundancia FM y Escasez FM” y aprendimos a regular así el dial de nuestra «vocecita» interior.

El término abundancia está de moda. Con la crisis han sido muchos los cursos, seminarios y charlas sobre el dinero y sus circunstancias. La propuesta del Instituto de Pensamiento Positivo se asemeja en algunos momentos a la de personas como Tony Robbins o Robert Kiyosaki y nos recuerda contenidos de obras como Piense y hágase rico, Los secretos de la mente millonaria o El Secreto.

 

Éxito, como abundancia, es un término que cada persona define a su manera. Lo que quizá no hemos tenido en cuenta es que nuestras mentes pueden estar limitando nuestras posibilidades de alcanzar dicho éxito. ¿Porqué unas personas consiguen sus metas y otras no? ¿Es cuestión de suerte?

 

¿Hay un método para conseguir el éxito personal, o el profesional?

El método de la Abundancia.

Según algunas tradiciones, nuestro universo está regido por una serie de leyes.

“Atraigo aquello que soy”, “Todo en la vida es un Resultado”, “El orden en la vida es Ser-Hacer-Tener” o “Todo lo material tiene origen en lo inmaterial” son algunas de las máximas que escuchamos durante los tres días, acompañadas de la invitación tanto a “dar con generosidad, como a ser excelente a la hora de recibir”.

Lo más revolucionario para mí fue descubrir que la abundancia es un estado en el que vibramos. Es una manifestación de un estado interno, basado en nuestras propias creencias. Creencias que generan pensamientos y luego éstos median nuestros actos y viceversa. En cada acción que realizamos podemos descubrir la temperatura de nuestro estado de abundancia.

 

¿Cómo reconocemos nuestro nivel de abundancia?

 

Hay tres lugares donde encontrar datos rápidamente para ello. Uno es en la salud. Otro es en el estado de nuestras relaciones, tanto con nostrxs mismxs como con los demás. Y otro es en nuestra economía.

Cuando hablo de salud no sólo me refiero a la salud física, nuestros pensamientos y nuestras emociones, son reflejo de nuestro estado interno de salud y de abundancia. Es por ello que una parte del seminario se refiere al tomar conciencia de cómo nos alimentamos. Cuidar nuestra alimentación, cuidar qué tipo de alimentos consumimos y cómo lo hacemos, dónde los adquirimos y qué procedencia tienen, cómo han sido cultivados y almacenados… es cuidar y favorecer nuestra abundancia. Un buen libro para aprender de todo ello, por ejemplo, es: El TAO de la salud, el sexo y la larga vida, de Daniel Reid.

También la cuidamos al estar en paz con las personas que amamos, al agradecer a nuestros ancestros la vida que vivimos, al perdonar y perdonarnos por los errores cometidos.
Así la vida se transforma en un camino de disfrute y satisfacción. Vivimos desarrollando nuestros talentos para abrirnos a entregar nuestros dones. Entregando valor a más personas, desapegándonos del resultado. “Vender es servir”. Y el acto de servir nace de la voluntad de dar, desde el amor del corazón, sin condiciones. Un buen libro para aprender de todo ello es: Los siete hábitos de la gente realmente efectiva, de Stephen R. Covey.

El dinero es una energía que fluye cuando no se teme la felicidad y la dicha, cuando somos abundantes por dentro, lo seremos inevitablemente por fuera. Porque “tal como hacemos una cosa, las hacemos todas”. Un buen libro para empezar es: Padre rico, padre pobre. De Robert Kiyosaki.

Un fin de semana inolvidable, que deja huella positiva y constructiva. Ofrecido desde la coherencia de aquello que se comparte. No me queda más que dar las gracias. Otra gran premisa de una vida de abundancia. Gracias al Instituto por la organización del evento. Al staff del evento por su atención presente y amorosa, su acompañamiento diligente y su alegría pegadiza. Y a Sergio, por ser y estar al servicio de un mundo más positivamente abundante.

Gracias, gracias, gracias.

 

¿El próximo seminario Vivir con Abundancia? En noviembre. Y yo no me lo perdería.

Author: Sandra López Barbeiro

Mujer emprendedora y madre feliz.

Formada en terapias alternativas y neuropsicología sistémica compasiva y socio-educativa, entiendo que el amor es el hilo que une a todos los seres cual cuentas de un precioso collar.

Mi visión es formar parte de una tribu humana feliz y en paz.
Mi misión es divulgar y facilitar el acceso a prácticas y conocimiento de crecimiento personal y espiritual de manera sencilla y sostenible, mediante cursos, talleres y charlas interactivas; libros, abrazos y muchas risas.

Coach personal y familiar. Especialista en Patchwork Familiar. Escritora. Formadora. Actriz y guionista. Diseñadora y decoradora de interiores personales. Atrapajuicios y alquimista emocional. Descubridora de talentos y otros tesoros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.