Opinión: Pues sí, me preocupa la independencia y también paso hambre

El Sr. Juan L. P. nos manda el siguiente escrito:

 

Sí, en referencia a un artículo de opinión que leo en las páginas de su diario digital, firmado por el Sr. Javier García, no puedo más que rebelarme. Tengo dos licenciaturas de ciencias, y siempre había trabajado. Desde el advenimiento de la tan famosa crisis, me quedé sintrabajo. Mis compañeros  y yo estuvimos sacrificando buena parte de nuestros sueldos por intentar ayudar a la empresa a salir del agujero económico que dejaron las deudas de algunos clientes. ¿Y para qué? Para quedarnos al final sin trabajo, y con  una indemnización mínima.  Tengo un hijo, maravilloso, encantador, con 10 años… y especial. Por él hacemos todo los que podemos y más. Pero no es un niño que pueda ir a un colegio cualquiera. En el momento de nacer, estuvo ‘media horita’ en el cielo, hasta que los médicos lo devolvieron a este mundo. Como secuelas, padece una parálisis cerebral que le obliga a ir a un colegio especial. Para él tenemos que invertir mucho más dinero del que nos cubre la Tesorería de la Seguridad Social, en la que yo he cotizado más de 25 años. Y mucho más de lo que nos da su ayuda por minusvalez.

Estoy en el paro desde hace más de 2 años –lo cual me deja sin prestación-, mi mujer trabaja un montón de horas por 800 euros al mes. Y dependemos de toda la ayuda que nos ofrecen la familia y los amigos, para que a mi hijo no le haga falta nada. Pero lo confieso, también paso hambre, porque prefiero que coma él. Y sí, Sr. García, me preocupa la independencia. Y se lo digo en español, el idioma de mis abuelos y de mis padres. Ellos vinieron de Extremadura, y se pegaron un hartón de trabajar en una tierra donde sí encontraron oportunidades. En su tierra natal no tenían salida, y querían que sus hijos tuvieran algo más. Pues eso quiero yo para mi hijo, algo más. Para mi hijo, mis sobrinos, los hijos de mis vecinos, para sus hijos (si los tiene o los llega a tener algún día)… les deseo lo mejor. Y precisamente el Estado Español no se lo está dando. Quiero que vivan en una tierra llena de oportunidades, que no tenga que pagar para que vivan mejor en otro lado. Que estas jóvenes generaciones del futuro no pasen hambre para que en Madrid puedan bajar los impuestos. Para que estos niños no tengan que buscar en los contenedores mientras el Gobierno Central le sigue ahogando y exprimiendo.  Lo de la cultura, la lengua, las tradiciones, la historia  es importante para muchos y comprendo que lo defiendan. Pero incluso los que vinieron de fuera, pueden encontrar motivos para tener como una de sus prioridades la INDEPENDENCIA.

Juan L. P.

Terrassa

1 comment

Apreciado Sr. Juan
Apreciado señor Juan L. P: en primer lugar quiero agradecerle que se haya tomado la molestia en contestar mi último artículo de opinión. Para ser sincero, debo decirle que sus palabras me han hecho reflexionar. Y de esta reflexión no puedo concluir otra cosa que reafirmarme en mi posición.
Me explicaré: si no he comprendido mal, uno de los principales argumentos por los que usted defiende la independencia de Catalunya es el hecho de que las próximas generaciones puedan vivir mejor que la actual. Créame, Juan, cuando le digo que este objetivo es compartido por usted y por mí. Ahora bien, parece ser que no coincidimos en la manera que creemos posible para alcanzar dicho objetivo.
Usted cree que rompiendo con el estado español podremos lograr que nuestros hijos vivan mejor en un futuro. Yo creo que no. Padeceremos lo mismo, seguirán jugando con nuestro presente y futuro, nos seguirán “robando”, pero eso sí, en catalán. Pues que quiere que le diga, Juan, pero a mí lo mismo me da que me robe el señor Botín, a que sea el señor Fainé.
En mi modesta opinión, no es cuestión de nacionalidades (ni nacionalismos). Se trata de una lucha de clases. Se trata de que usted y yo nos unamos para derrotar al señor Botín y al señor Faine. Se trata de que la burguesía catalana y la burguesía española no nos pasen por encima. Se trata de conseguir un mundo un poco mejor que el actual, e intentar lograr una sociedad en la que todos podamos gozar de una igualdad de oportunidades.
Y, sinceramente, creo que eso no lo lograremos rompiendo con España. Creo que eso lo podremos conseguir si los ciudadanos de a pié, los que sufrimos el día a día las consecuencias de la crisis, españoles, catalanes, andaluces y madrileños, nos unimos y vamos contra esas élites que han causado y están causando un parte importante de nuestros males.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.