extinción de incendio

Los incendios de verano 2021 los más difíciles de la década

La campaña del Plan de Vigilancia contra Incendios constata el 2021 como el verano más difícil en la prevención y extinción de incendios forestales de la última década

Un 28,9% de los incendios han correspondido a barbacoas fuera de normativa

Este verano ha sido lo más elevado tanto en número de incendios forestales como de días de alto riesgo extremo en el conjunto de comarcas de Barcelona desde el en 2000. Estos dos valores muestran que ha sido un año muy difícil para la prevención y extinción de incendios forestales, según datos de la memoria final de la campaña 2021 del Plan de información y vigilancia contraincendios forestales de la Diputación de Barcelona.

De acuerdo con los datos registrados, desde el 18 de junio hasta el 1 de septiembre, en las comarcas barcelonesas se han registrado un total de 244 incendios forestales que han afectado una superficie total de 1.973,5 hectáreas, una superficie forestal afectada que es la tercera más alto de la serie desde el año 1996. La mayoría de estas hectáreas corresponden al incendio de Santa Coloma de Queralt (Tarragona), que afectó 1.678,9 hectáreas a la demarcación de Barcelona, en los municipios de Bellprat, Sant Martí de Tous y Santa Maria de Miralles.

La campaña de prevención de incendios, organizada por la Diputación de Barcelona con la participación de 273 ayuntamientos, 124 agrupaciones de defensa forestal (ADF), 9 federaciones de ADF y el Secretariado de Federaciones ADF de Cataluña, se ha desarrollado por un equipo de 262 personas: 93 unidades móviles que han realizado tareas de información preventiva, disuasión de infracciones, detección de puntos de riesgo y revisión de infraestructuras de prevención de incendios, así como con los 18 puntos de vigilancia fija y las 63 cámaras de video vigilancia integradas al dispositivo, propiedad de ADF y federaciones de ADF

Este año, el equipo de informadores y vigilantes han sensibilizado sobre prevención de incendios a 68.724 personas, el dato más alto de la historia del PVI por segundo año consecutivo. También se han podido inspeccionar 3.101 puntos de abastecimiento de agua de prevención de incendios forestales, un número muy similar a los inspeccionados el 2020.

El personal del PVI ha notificado 287 infracciones a la normativa de incendios, de estas, en 261 ocasiones se ha detectado el infractor y la efectividad en la disuasión ha estado del 90,4%, evitándose así 236 situaciones de riesgo de incendio. Hay que destacar que un 35,9% de las infracciones han sido relacionadas con el uso de maquinaria que puede generar chispazos, sin la autorización pertinente, y que un 28,9% han correspondido a barbacoas fuera de normativa.

En cuanto a los puntos de riesgo, se han detectado un total de 592 vertidos inflamables, un 32,4% más que la campaña anterior, la gran mayoría localizados en caminos, pistas o dentro del bosque. Además de estos vertidos se han retirado del medio natural un total de 3.235 pequeños vertidos inflamables no contabilizados en la estadística anterior. También se han detectado un total de 186 incidencias en tendidos eléctricos, un 116,3% más que en la campaña anterior, provocadas en un 80% de los casos, por la vegetación que contacta con los conductores o con el apoyo.

Todos los datos recopilados por el PVI se han difundido a través de una interfaz web, abierta a todo el mundo y donde se pueden generar multitud de consultas, y que se han ido actualizando diariamente por primera vez en la historia del PVI. Se puede consultar a [https://pvi.cat/informes] 

Una novedad importante para el PVI ha sido el reconocimiento del dispositivo como alertando calificado del teléfono de emergencias 112, hecho que facilita la coordinación de todos los agentes competentes ante cualquier emergencia.

Datos de actuaciones del PVI por comarcas

Alt Penedès

La afectación de los incendios en el Alt Penedès se ha incrementado prácticamente en un 80% respecto al año pasado tanto en número como en superficie afectada, que ha pasado de 11 a 18 incendios y de 1,78 hectáreas a 2,85. Aun así, ha sido una de las comarcas con menos superficie quemada, aunque la naturaleza de los incendios ha estado muy diferente: el año pasado la mayoría de incendios fueron agrícolas mientras que este año han estado forestales.

El elevadísimo riesgo de incendio en esta campaña ha hecho que el dispositivo se centrara más en la vigilancia y detección de puntos de riesgo que en la concienciación. Es por eso, que el número de personas informadas ha bajado ligeramente respecto al año pasado, pero, en cambio, se ha incrementado el número de acciones disuasivas, que han pasado a 28, con un peso determinante de las herramientas generadoras de chispazos (13 casos) y de las barbacoas que no cumplen la normativa (9 casos). También se han incrementado mucho las detecciones de vertidos inflamables, que han pasado de 40 a 73. Estas prácticas tan peligrosas solo se reducirán con más esfuerzos de concienciación. Anoia

Es la comarca que este año ha sufrido más las consecuencias de los incendios forestales con más de 1.600 hectáreas quemadas. Esta mayor afectación ha sido debida al incendio forestal de Santa Coloma de Queralt, que tardó más de tres semanas a darse por extinguido con numerosas reavivadas de poca importancia. Los ayuntamientos afectados por este incendio tienen acceso a una línea de ayudas de la Diputación de Barcelona, para emergencias causadas por incendios forestales y a las actuaciones de regeneración y mejora forestal, posteriores al incendio.

Dentro de las actuaciones hay que destacar que ha habido un aumento muy significativo de las tareas de concienciación respecto a la campaña anterior, pasando de las 3.902 personas informadas el 2020 a las 6.100 de este año 2021.

Bages

Lo Bages es una comarca con mosaicos, donde se ha colaborado muy intensamente en el seguimiento de la campaña de siega, junto con las ADF de cada zona. Como la Anoia la mayor parte del verano ha estado en Plan Alfa 2, y algunas zonas puntualmente en nivel 3, hecho que las unidades móviles han priorizado la vigilancia. A pesar de esta situación de alto riesgo, ha sido la segunda comarca con menos hectáreas quemadas de la demarcación con solo 1,08 hectáreas. Hay que destacar el aumento significativo de la detección de vertidos inflamables, que prácticamente se han duplicado al pasar de 20 puntos localidades el 2020 a 34 el 2021.

Baix Llobregat

La comarca del Baix Llobregat es donde se ha incrementado el número de incendios en un 41% respecto a la campaña anterior, hasta un total de 43, solo por detrás del Vallès Occidental. Hay que destacar el incendio forestal del 13 de julio de Castellví de Rosanes, que se inició en la urbanización Valldaina y que se extendió hacia Martorell afectando 195,7 hectáreas. El equipo de coordinación del PVIapoyó técnico en los ayuntamientos afectados y la unidad de vigilancia ayudó los bomberos haciendo tareas de guiaje e impidiendo el accèsde personal no autorizado a la zona del incendio y Lo

Baix Llobregat es la comarca con más vertidos inflamables de toda la provincia, con un total de 102 puntos detectados, y también una de las que presenta más incidencias con tendidos eléctricos, un total de 27.

Berguedà

Al Berguedà, respecto del año pasado, se ha incrementado significativamente la detección de vertidos inflamables y de deficiencias en los tendidos eléctricos, que en los dos casos se ha multiplicado por cinco. Todas estas incidencias se ha podido notificar a posteriori a las autoridades y empresas competentes para solucionarlo.

A pesar de que es una comarca que siempre ha recibido mucho turismo, se ha detectado un aumento de la afluencia de gente a las rieras y los embalses, como la riera de Merlès, el agua de Ora o el pantano de la Baells, que podría ser consecuencia de un cambio en el hábito degaudi de las vacaciones de la población en un periodo postconfinamiento.

Garraf

Durante la campaña 2021, los incendios en el Garraf se han incrementado un 38% respecto al año 2020, siendo los periurbanos los más habituales. Este hecho refuerza la importancia de la concienciación de la población sobre el riesgo de los incendios forestales.

Los informadores del PVI han hecho un esfuerzo importante de sensibilización, incrementado en más de 600 personesrespecte al año pasado. Es la única comarca donde no se ha detectado ninguna incidencia en los tendidos eléctricos.

Maresme

Al Maresme se ha caracterizado por dos periodos muy marcados.El primero alrededor de San Juan con numerosos incendios, relacionados con actividades lúdicas, siente el más destacable lo del día 24 de junio en Argentona.

El segundo periodo más tranquilo marcado por un elevado riesgo de incendios generalizado, pero con un descenso de este a inicios de agosto a consecuencia de la entrada de lluvias.

Es la comarca de la demarcación donde más deficiencias en tendidos eléctricos se han detectado y la segunda donde más disuasiones de conductas de riesgo se han producido, destacando los 27 casos de herramientas profesionales generadoras de chispazos.

Moianès

Al Moianès, a pesar de haber sido una comarca con un elevado riesgo de incendio, durante esta campaña y en las dos temporadas pasadas, no ha habido ningún incendio. En los últimos años han aumentado notablemente las informaciones preventivas, llegando a las 3.419 personas de este año. Esto visualiza el esfuerzo del operativo en la tarea de concienciación y sensibilización en la prevención de incendios a la ciudadanía.

Osona

Los hechos más relevantes en Osona han sido la detección y disuasión de 44 actividades no permitidas, como son hogueras, uso de herramientas que generan chispazos, cremas o barbacoas no reglamentarias, siente casi el doble del año anterior. Una gran parte de estas se han detectado en la zona del pantano de Sau, dentro del Espacio Natural de Guilleries-*Savassona, donde ha habido un alto número de visitantes hasta el 20 de julio, cuando se regularon los accesos y disminuyó drásticamente la afluencia de gente y de comportamientos incívicos o peligrosos. Todo y esta restricciones, Osona es la comarca donde lo PVI ha informado más gente con un toda de 10.015 personas.

Aunque la sequía de este verano y la fuerte ola de calor, que ha llegado a la temperatura máxima de 42,5° en Gurb, la superficie quemada solo ha sido de 3,57 hectáreas en un total de doce incendios dentro de horario PVI.

De los 322 puntos de agua revisados en Osona (hidrantes, balsas y depósitos), se han detectado incidencias en 84, aspecto sobre el cual habrá que incidir antes de campañas de verano futuras.

Vallès Occidental

Este verano, en el Vallès Occidental ha habido un incremento notorio en el número de incendios, para llegar a 63, un 103% superior en el año anterior, convirtiéndose en la comarca de la demarcación con más incendios forestales. La mayor incidencia se ha dado en las primeras semanas de verano. El incendio que ha afectado una mayor extensión tuvo lugar en Terrassa el 10 de julio, quemando unas 8 hectáreas de terreno forestal.

Esta comarca encabeza las disuasiones efectuadas por el personal del PVI, con un total de 62 acciones disuasivas de conductas imprudentes y/o ilegales. También es la segunda comarca donde más vertidos inflamables se han detectado: 102. Así pues, hay que continuar incidiendo en la concienciación de la población para evitar estas situaciones

Vallès Oriental

Este año, la comarca del Vallès Oriental ha más que duplicado el número de incendios respecto al 2020, pasando de 15 a 35. Se ha hecho un gran esfuerzo para tener cura del entorno, realizando más de 410 acciones de re­cosechada de desechos inflamables, así como en la revisión de las estructuras de prevención, entre las cuales la revisión de 457 puntos de agua, de forma coordinada con las ADF locales.

La detección de puntos de riesgo sigue siendo una prioridad, este año se han notificado 64 vertidos inflamables, el que supone un 50% más que el año pasado, y 43 incidencias en tendidos eléctricos, cifra que multiplica por tres los encuentros el 2020.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba