Jaume Badiella golpeó a Mònica Borrás hasta que cayó al suelo

El análisis de los móviles fue clave para determinar incoherencias en la coartada de Jaume

El detenido confesó el crímen y la ocultación del cadáver a los Mossos que registraban la vivienda

Jaume Badiella fue siempre el principal sospechoso para los Mossos d’Esquadra en la extraña desaparición de Mònica Borrás, según se deduce de la Interlocutoria judicial a la que ha tenido acceso Terrassa Noticies. El presunto autor de la muerte de Mònica Borrás, podría enfrentarse a un delito de homicidio o asesinato con ocultación de cadáver castigados con penas de 10 a 15 años de prisión en el primero de los supuestos y hasta 25 años si se acredita el asesinato.

El magistrado ve indicios sólidos de que Jaume Badiella mató a Mònica la mañana de su desaparición

Según relata el magistrado del Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº1 de Terrassa, hay indicios sólidos de que Jaume Badiella mató a Mónica la mañana del día de su presunta desaparición y después escondió el cadáver, según se deduce  de las diligencias practicadas por la Unidad Central de Desaparecidos de los Mossos d’Esquadra.

El juez desgrana los indicios contra la expareja y compañero de piso de Mònica Borrás. Primero en relación a las circunstancias concretas donde se produjo la desaparición, como la hora, lugar, motivo, etc… que fueron facilitadas por el detenido en sede policial.

En ese sentido, ha sido clave el análisis de los teléfonos móviles de la víctima que, como ya comentamos en este diario, eran de uso frecuente por parte de Mónica pues, tras recuperarse de una depresión, había retomado sus planes de futuro y solía socializar a través de las redes.  De hecho, el auto prueba como el móvil de la fallecida tuvo una gran actividad durante la mañana de su desaparición hasta las 10 de la mañana pero no volvió a registrar actividad hasta las 19.12 horas del mismo día. ¿Cómo es posible si ella dejó “olvidado” el teléfono en la casa?

Según el testimonio en sede judicial de Jaume Badiella, cuatro días antes, el 3 de agosto del pasado año, había mantenido una fuerte discusión con ella por lo que el presunto asesino durmió en un camping de Berguedà.

Esto, no es verosímil para el juez ya que Badiella declaró  en sede policial que se fue súbitamente a las 23h del 7 de agosto dejando todos sus efectos personales.

La policía cree que la muerte de Mònica se produjo entre las 9:59 de la mañana y las 10:47 del mismo día 7 de agosto.

Como anticipamos en este periódico, la denuncia de la desaparición fue realizada por Elisabeth Vilaró, la madre de la desaparecida, tres días después y como ella misma nos confesó, tras varios meses sin noticias de Mònica, Jaume dejó de interesarse casi de inmediato por cómo iban las investigaciones policiales o el estado de sus familiares, como si “la conducta del señor Badiella era indicativa que era conocedor que la Señora Borrás no volvería y que escondía hechos” –se lee en el auto.

Es relevante, asimismo, que la cuenta corriente de Mònica registró el 8 de agosto (un día después de su desaparición) un ingreso de 155 euros a la cuenta personal de su compañero de piso.  “Sin que ninguna persona del entorno de la Sra. Borràs fuera alertada, el Sr. Badiella ya tomaba decisiones en relación al patrimonio de la Sra. Borràs en beneficio propio” –asegura el auto que, añade: “Esta acción denota que éste era consciente de la Sra. Borrás no volvería”.

El sospechoso tomó decisiones sobre el patrimonio de la desaparecida y sacó más de 600 euros de su cuenta

La Unidad Central de Personas Desaparecidas también registró movimientos en las cuentas de la desaparecida y la anulación de una tarjeta de crédito el 7 de octubre cuando Badiella sacó 600 euros en efectivo los días 17 y 18 de octubre.

El juez considera razonable que el 7 de agosto se produjo un incidente de violencia, una discusión que acabó con la vida de Mònica.

De hecho, según reza en la interlocutoria judicial, dos agentes de los Mossos presentes en el registro a la vivienda el día de la detención, escucharon de Badiella que el cadáver (descubierto en el jardín) era el de su ex pareja y que él era el causante de su muerte, que el cadáver lo enterró él personalmente el mismo día aunque no recordaba el número de golpes que le dio, dijo que no paró hasta que Mònica cayó al suelo.

Author: Josep Guijarro Triadó

Periodista, escriptor i reporter de ràdio, premsa, i televisió.
Director del programa Enigmes i Misteris a RNE 4, col·laborador a ‘Channel nº4 de Cuatro’, Redactor en Cap de la revista ‘Más Allá’, Director de la revista ‘KARMA 7’, Micròfon d’Argent de la APEI RTV pel programa de Ràdio Terrassa Cadena Ser, ‘ El Vallés Hoy por Hoy’, Director de la revista ‘Rutas del Mundo’, col·laborador a ‘Los 32 rumbos’ de ‘La rosa de los vientos’, Director de PENTHOUSE, col·laborador del programa ‘Divendres’ de TV3, documentalista i productor de la serie «¿Extraterrestres?» a ‘Canal de Historia’, Director de la revista de viatges, arqueologia e història, ‘Planeta desconocido’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.